Dejó libros codificados y dibujos con temas alienígenas antes de desaparecer

Por Agencia EFE 08/13/2017 |08:17 a.m.
Tras su desaparición, los familiares dijeron haber encontrado en su habitación 14 manuscritos codificados y enumerados, así como extrañas inscripciones pintadas en las paredes, una estatua de dos metros de altura del filósofo Giordano Bruno (1548-1600) y un dibujo en que una persona que sería Bruno aparece al lado de una figura que representa un extraterrestre. (Facebook)  
El estudiante de psicología Bruno Borges, de 25 años, regresó a casa de sus familiares cuatro meses después de su desaparición.

Un joven brasileño declarado desaparecido desde el 27 de marzo pasado tras haber dejado 14 libros codificados, así como enigmáticos textos dibujados en las paredes de su cuarto en los que aborda asuntos como alienígenas y experiencias extracorpóreas, regresó ayer a su casa sin dar explicaciones.

El estudiante de psicología Bruno Borges, de 25 años, regresó a casa de sus familiares en Río Branco, la capital del estado amazónico de Acre y próxima a la frontera con Bolivia, tras una aún inexplicada y misteriosa desaparición de cuatros meses y medio que llamó la atención de todo Brasil y movilizó a sus familiares, a la policía brasileña y hasta a la Interpol.

"Informamos a sus seguidores que Bruno Borges volvió y que está bien. Después daremos más informaciones", según el escueto mensaje publicado este viernes en la página en Facebook en que son promocionados sus libros, cuyos derechos fueron adquiridos por una editora y dos de los cuales ya fueron lanzados con números significativos de ventas.

Los familiares del estudiante confirmaron la información a la prensa, pero tan solo dijeron que Borges reapareció en la mañana de este viernes sin dar explicaciones y que pidió un plazo de una semana para dar detalles de lo ocurrido. 

Los familiares dijeron igualmente que el estudiante fue trasladado provisionalmente a otro lugar para evitar los problemas causados por numerosos curiosos que acudieron a su residencia.

"Ya hablé con él por teléfono pero no paraba de llorar. Me pidió perdón y dijo que sintió una vibración y que por eso regresó", afirmó su madre, Denise Borges, que recibió la noticia en la ciudad de Aparecida, a donde acudió para visitar el mayor santuario católico brasileño y rezar por el regreso de su hijo.

El comisario de policía responsable por la investigación sobre la desaparición, Alcino Júnior, dijo que ya entró en contacto con los padres del joven y que lo convocará a dar su testimonio en algunos días para permitirle que esté un tiempo con la familia. 

Los investigadores, sin embargo, ya habían anticipado que los correos electrónicos interceptados a amigos del estudiante permitían decir que la desaparición formaba parte de un plan para divulgar sus libros. 

La editora Renata de Carvalho, responsable por la publicación de los libros, dijo que invitará al estudiante a participar en el lanzamiento de la próxima obra, "Camino hacia la verdad absoluta", que está previsto en dos o tres meses. 

Los libros están siendo publicados según el orden establecido por el autor y el primero de los cuales llegó a estar entre los más vendidos en Brasil en julio pasado. 

El caso de Borges se convirtió rápidamente en un misterio en Brasil ampliamente seguido por los medios de comunicación y generó varias teorías de conspiración y grupos en internet con cientos de personas que intentaban descifrar los libros o explicar los motivos de su desaparición. 

Tras su desaparición, los familiares dijeron haber encontrado en su habitación 14 manuscritos codificados y enumerados, así como extrañas inscripciones pintadas en las paredes, una estatua de dos metros de altura del filósofo Giordano Bruno (1548-1600) y un dibujo en que una persona que sería Bruno aparece al lado de una figura que representa un extraterrestre. 

Algunos amigos relataron que el estudiante de psicología quería aislarse en algún lugar para completar la obra de Giordano Bruno, un filósofo que fue quemado en la hoguera por la Inquisición.

Regresa a la portada