Grupo pide que se ponga fin al espionaje masivo de EE. UU. y el Reino Unido

Por Agencia EFE 09/24/2013 |10:59 a.m.
El exagente estadounidense Edward Snowden reveló detalles sobre el espionaje practicado por los servicios secretos de EE. UU. y el Reino Unido. (Archivo)  
La agrupación pide a los gobiernos que muestren claramente su oposición a todos los sistemas de vigilancia masiva por considerar que se trata de un ataque a la libertad de expresión y una invasión a la privacidad.

Londres.- Grupos defensores de la libertad de expresión, escritores y actores, entre ellos el británico Stephen Fry, han firmado una petición en la que piden a los líderes europeos que se ponga fin al espionaje masivo de EE. UU. y el Reino Unido.

Según informa hoy el diario "The Guardian" en su página electrónica, Fry, junto con unos cuarenta grupos que apoyan la libertad de expresión, el autor Al Kennedy, la artista Anish Kapoor y blogero Cory Doctorow, entre otros, han firmado esta petición.

En ella, los firmantes piden que los líderes europeos se pongan firmes ante el nivel de espionaje practicado por los servicios secretos de EE. UU. y el Reino Unido, revelado por el exagente estadounidense Edward Snowden, y solicitan que este asunto sea abordado en la reunión del Consejo Europeo del próximo octubre.

"La privacidad y la libertad de una intrusión del Estado son importantes para todo el mundo. Uno no puede simplemente gritar terrorismo y utilizarlo como excusa para un espionaje orwelliano (por la novela "1984" de George Orwell)", afirmó Fry.

Esta petición, ideada por grupo con base en Londres "Index on Censorship", pide a los Gobiernos que muestren "claramente" su oposición a todos los sistemas de vigilancia masiva por considerar que se trata de un "ataque a nuestra libertad de expresión y una invasión de nuestra privacidad".

El pasado julio, el diario "The Guardian" publicó las revelaciones de Snowden sobre las labores de espionaje de correos electrónicos de millones de personas realizado por el centro de escuchas británico GCHQ y la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos.

Además de los correos electrónicos, la agencias también diseñaron una manera de acceder a las redes de teléfonos móviles.

Tras las revelaciones sobre el alcance del espionaje, Snowden huyó primero a Hong Kong y después a Rusia, donde está refugiado.