Henrique Capriles condiciona reconocer el triunfo de Nicolás Maduro

04/15/2013 | 08:21 a.m.
Con el 99.12% de los votos escrutados, Nicolás Maduro obtuvo 50.66% de los sufragios. (EFE/Prensa Miraflores)  
Maduro fue declarado ganador de una contienda en la que se comprometió a continuar la llamada revolución socialista.

Caracas.- Nicolás Maduro, el sucesor elegido por Hugo Chávez antes de que el mandatario venezolano falleciera, se alzó con la victoria en las elecciones presidenciales por menos de dos puntos porcentuales, lo que provocó que su contrincante Henrique Capriles condicionara el reconocimiento de su triunfo a un recuento total de los votos, presagiando más dolores de cabeza para un país sacudido por la muerte de su líder.

Por primera vez en 14 años, la oposición está en igualdad de fuerza en las urnas, pues Maduro se impuso a Capriles por casi 235,000 votos: apenas 1.59 puntos porcentuales de los votos.

La situación inédita que resultó de las elecciones del domingo podría hundir al país en una incertidumbre política similar a la que vivió hace apenas unos meses, con la desaparición de Chávez.

Como nunca antes los opositores habían desafiado los resultados oficiales de una elección presidencial, se desconoce cuál será el desenlace pese a que los militares dieron un respaldo al candidato oficialista.

Sin embargo, tanto Maduro como Capriles llamaron el domingo por la noche a sus simpatizantes a mantener la calma y no se presentaron mayores incidentes en la calles de la capital.

Maduro fue declarado ganador de una contienda en la que se comprometió a continuar la llamada revolución socialista liderada por el ex presidente Chávez y tras una campaña caracterizada por los ataques verbales y las calumnias, en la que el principal mensaje de Capriles consistió en repetir que 14 de gobierno chavista han llevado el país prácticamente a la ruina

Con el 99.12% de los votos escrutados, Maduro obtuvo 50.66% de los sufragios frente a Capriles, quien recibió 49.07% de los votos, informó la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena.

"Estos son los resultados irreversibles que el pueblo de Venezuela ha decidido con este proceso electoral", dijo la presidenta del Consejo en un mensaje a la prensa.

Maduro salió victorioso con una diferencia de apenas 1.59 puntos porcentuales sobre Capriles, luego de mantener una ventaja de dos dígitos en las encuestas electorales hasta hace dos semanas. La diferencia exacta de votos fue de 234.935.

"Este es un resultado en el cual el 'ganador oficial' aparece como el gran perdedor", dijo a Prensa Asociada Javier Corrales, analista político del Amherst College. "El 'perdedor oficial' -la oposición- emerge incluso más fuerte que hacer seis meses. Esta es una situación muy delicada en cualquier sistema político, sobre todo cuando hay mucha desconfianza en las instituciones".

Aun así, Maduro se asumió como el gran triunfador.

"He ganado por casi 300,000 votos, es la decisión del pueblo", dijo desde el palacio presidencial de Miraflores, donde apareció acompañado de su hijo y de su pareja Cilia Flores, la actual procuradora general.

Frente a una multitud que allí se congregó, Maduro dijo que el triunfo oficialista demostraba una vez más que Chávez sigue siendo invencible y que sigue ganando batallas.

En la sede de la campaña de Capriles, los simpatizantes guardaban silencio con la cabeza abajo en momentos en que se anunciaron los resultados de las elecciones del domingo.

"No vamos a reconocer un resultado hasta en tanto no se cuente cada uno de los votos de los venezolanos", dijo Capriles en rueda de prensa. "Esta lucha no ha terminado".

Maduro aceptó el reconteo y dijo que no tenía miedo del resultado. "Que se abra el 100% de las cajas... vamos a hacerlo, no tenemos miedo", dijo. Y en seguida advirtió: "Cuidado ahí, si es superior (el resultado)".

Durante su discurso, Maduro dijo que Capriles lo había llamado antes de que los resultados fueron anunciados para sugerirle un "pacto" y que él se había negado. La campaña opositora no hizo comentarios al respecto.

El 78.71% de los 18,8 millones de electores participaron en los comicios presidenciales.

El anuncio del triunfo de Maduro, autoproclamado como "hijo" y "heredero" del legado de Chávez, se dio después de que el candidato opositor advirtiera que había intentos de que querer "cambiar" los resultados de los comicios.

Maduro, de 50 años, recibió el respaldo del alto mando militar que en un pronunciamiento conjunto dijo que harían "respetar" la voluntad popular.

El ministro de la Defensa, almirante en jefe Diego Molero, llamó además a la oposición a mantener la "calma" y la "tranquilidad del pueblo".

El jefe del comando estratégico de la fuerza armada, mayor general Wilmer Barrientos, dijo a su vez que los uniformados harán "respetar... los resultados que han salido de las urnas electorales. Allí habló pueblo, y la voz del pueblo es la voz de Dios".

"Todos los que jugamos en la democracia tenemos que aceptar los resultados", indicó el jefe militar.

Los integrantes del alto mando militar culminaron su aparición ante la prensa con una consigna que Chávez impuso a las fuerzas castrenses: "¡Independencia y patria socialista!". Al fondo, uniformados replicaron: "¡Venceremos!".

"Ese resultado no refleja la realidad del país", dijo Capriles, quien por segunda ocasión compitió por la presidencia de Venezuela. "Aquí la foto del país es otra y yo respeto profundamente al pueblo que hoy votó, pero yo exijo respeto al pueblo que voto por nosotros. El país en mitades, eso hay que decirlo".

Un miembro del comando de su campaña había dicho a la AP que el político sostuvo la misma noche del domingo una reunión privada con el alto mando militar. El representante habló bajo condición de anonimato, porque no estaba autorizado a comentar públicamente el encuentro.

Sin embargo, Armando Briquet, representante del mismo comando, negó posteriormente que ese encuentro se haya realizado y que esa información haya salido del equipo de campaña.

La primera ocasión se midió el pasado 7 de octubre contra Chávez, quien se impuso entonces con 55,07% de los votos.

Capriles obtuvo entonces 44.3% de los sufragios y reconoció su derrota. La participación registrada fue del 80.4% de los electores.

El opositor obtuvo en estas elecciones 679,099 votos más que los que registró en los comicios de hace seis meses, mientras que Maduro perdió 685,794 sufragios respecto a los que obtuvo Chávez en las pasadas elecciones de octubre.

"Misión cumplida comandante", añadió Maduro, a quien Chávez eligió como su sucesor a finales de diciembre y pidió a la gente votar por él en caso de que no pudiera superar el cáncer que lo aquejaba, lo cual finalmente ocurrió el 5 de marzo.

"El rumbo sigue siendo el socialismo", dijo en referencia al modelo político implantado por Chávez en Venezuela.

El aún mandatario encargado señaló que durante la campaña le había tocado enfrentar dificultades como "sabotajes" eléctricos y de abastecimiento de alimentos, además de actos desestabilizadores. También dijo que el domingo, el día de la jornada electoral, fueron capturados nueve colombianos, pero no dio más detalles.

Interrogado por quién había votado, Reynaldo Ramos contestó que "por Chávez", y enseguida se corrigió él mismo para decir que por Maduro.

En la barriada pobre de Petare, al este de Caracas, el empleado de la construcción de 60 años no pudo sin embargo dejar de hablar de Chávez.

"Hay que votar siempre para Chávez, porque siempre hizo lo mejor para el pueblo y vamos a seguir con lo mismo", dijo Ramos, quien añadió que los chavistas le ayudaron a conseguir empleo en el metro.

Maduro dijo que se juramentará el 19 de abril, un fecha histórica en la que se conmemora el primer paso que el país dio para lograr la independencia del imperio español en 1810.

Apenas se anunciaron los resultados, fuegos artificiales comenzaron a ser lanzados en Caracas mientras que caravanas de carros recorrían la ciudad mientras sus conductores hacían sonar sus bocinas.

El propio Maduro llamó a la gente a celebrar con tambores, más fuegos artificiales y música.

En lugar de provocar reacciones unánimes de júbilo entre los chavistas, hubo algunos que pidieron analizar los resultados.

"Profunda autocrítica nos obligan estos resultados, es contradictorio que sectores del Pueblo pobre voten por sus explotadores de siempre", escribió en su cuenta de Twitter el presidente de la Asamblea Nacional, el diputado oficialista Diosdado Cabello.

"Busquemos nuestras fallas hasta debajo de las piedras, pero no podemos poner en riesgo a la patria ni el legado de nuestro comandante", añadió.

Más adelante escribió un mensaje dirigido al opositor.

"Capriles marruñeco perdiste otra vez, el Pueblo no te quiere, aquí no hay medalla de plata, no serás jamás presidente de este noble Pueblo", señaló Cabello, utilizando un modismo local que significa una persona tonta.

El resultado se anunció alrededor de cinco horas después de que cerraran los centros de votación y que se generara una tensión, luego de que representantes de los dos principales candidatos sugirieron haber triunfado.