Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Le caen chinches por llamar a la economía "menopáusica"

Por Agencia EFE 05/16/2018 |08:05 a.m.
Sede del Banco de Inglaterra en el centro de Londres. (EFE / Andy Rain)  
Tras haber sido criticado, el subgobernador del Banco de Inglaterra se disculpó.

Londres. El subgobernador del Banco de Inglaterra, Ben Broadbent, se disculpó hoy por haber dicho que la economía británica está en fase "menopáusica", por su falta de productividad, en una entrevista publicada ayer por The Daily Telegraph.

En un comunicado, Broadbent pidió perdón por su "pobre elección de vocabulario" y "la ofensa causada", después de haber sido criticado en las redes sociales y por los sindicatos, que han lamentado su lenguaje "vago y sexista".

El execonomista del banco de inversión Goldman Sachs utilizó la analogía al referirse en la entrevista a la situación que atraviesa la economía británica, que pasa por un periodo de poca productividad tras un pico durante la revolución digital.

El banquero citó el término biológico "climatérico" que, según dijo, utilizan los historiadores para describir un periodo de poco crecimiento a finales del siglo XIX y que "significa esencialmente menopáusico, aunque se aplica a ambos sexos, que han pasado su pico de productividad".

En su disculpa de hoy, especificó que solo trataba de explicar ese término y precisó que "la productividad económica es algo que nos afecta a todos, de todas las edades y géneros".

La secretaria general de la confederación sindical TUC, Frances O'Grady, señaló que el lenguaje empleado por Broadbent es "totalmente inapropiado".

"No hay ninguna necesidad de recurrir a comentarios descuidados y sexistas para describir problemas en la economía", afirmó en unas declaraciones recogidas por The Guardian.

El comentarista económico Robert Peston condenó en Twitter el lenguaje "chapucero", mientras que, en la misma red social, varias usuarias lo consideraron un ejemplo de "sexismo cotidiano".

Broadbent es miembro del comité de política monetaria del Banco de Inglaterra y se la ha considerado posible sucesor del actual gobernador de la entidad, el canadiense Mark Carney.

El propio banco central ha sido acusado de discriminación al registrar una brecha salarial entre hombres y mujeres del 25%, lo que la entidad atribuye a que la mayoría de sus cargos directivos, que están mejor remunerados, los ocupan varones.

Regresa a la portada

Tags

economíaInglaterra