Lenta mejoría de joven activista tiroteada por talibanes

10/14/2012 |07:15 a.m.
Mujeres paquistaníes sujetan carteles con el rostro de la joven activista por la paz de 14 años Malala Yusufzai. (EFE/Arshad Arbab)  
Malala Yusufzai fue tiroteada esta semana por los talibanes paquistaníes en represalia por defender la educación femenina.

Malala Yusufzai, la joven activista paquistaní tiroteada esta semana por los talibanes paquistaníes en represalia por defender la educación femenina, mejora "lentamente" de sus heridas, según el último parte médico.

"Los doctores han revisado su estado y están satisfechos. Está progresando lenta pero firmemente, en consonancia con las expectativas", aseguró en un comunicado el servicio de comunicación del Ejército paquistaní (ISPR).

"La recuperación de este tipo de heridas siempre es lenta. Los doctores siguen de cerca su evolución", añadió el servicio en su nota.

De acuerdo con medios locales, los médicos no han decidido todavía si Malala será trasladada al extranjero para continuar con su recuperación, aunque en las últimas horas ha trascendido que podría llegar una ambulancia aérea desde Emiratos rabes (EUA).

El embajador paquistaní en ese país, Jamil Ahmed Khan, reveló a una televisión local que la familia real de EUA planea el envío del aparato si los doctores deciden el traslado de Malala, y que se están tramitando varios visados para el personal médico.

El viernes, el director del ISPR, el general Asim Bajwa, había dicho que el fin de semana sería clave para la evolución de la joven, y ayer el propio Bajwa reveló que Malala había movido los pies y las manos, lo que consideró "una señal positiva".

Malala fue tiroteada el pasado martes por insurgentes talibanes cuando se dirigía en un transporte escolar hacia su casa, situada en la zona de Swat (norte de Pakistán).

La joven había adquirido notoriedad hace tres años, cuando se conoció su identidad después de explicar en un blog, durante meses, las atrocidades cometidas por los talibanes paquistaníes, que prohibieron la educación de las niñas en zonas bajo su control.

Tras el ataque, los médicos otorgaron un 70% de posibilidades de supervivencia para la chica, a quien le fue extraída una bala alojada en el cuello y cerca de la médula espinal en un hospital de Peshawar, antes de ser trasladada a otro de Rawalpindi.

Malala se encuentra todavía recibiendo respiración asistida, mientras que otras dos chicas heridas en el ataque "también han recibido ayuda médica", según Bajwa.