Entre la toga y el corazón de padre por muerte de Carmen Paredes

08/01/2012 |
Para Osvaldo Toledo, presidente del Colegio de Abogados, la presencia del juez Casellas (der.) no se justifica de ninguna forma.  (Archivo)  
Consideran que el juez pudo esperar a que terminara el análisis forense.

Aunque muchos condenan “la imprudencia e intromisión” del juez Salvador Casellas en la escena donde asesinaron a su nuera, Carmen Paredes, otros levantan la defensa de que el magistrado “es padre ante todo” y acudió al hogar de su hijo Pablo Casellas “como lo hubiese hecho cualquier padre”.

Las críticas recaen también en el Departamento de Justicia, la fiscalía y la Policía, que en última instancia permitieron su presencia en la escena.

El presidente del Colegio de Abogados, Osvaldo Toledo, señaló que el juez federal Casellas, más que ninguna otra persona, como conocedor del derecho, no debió interrumpir en la escena del crimen hasta tanto las autoridades investigadoras hubiesen terminado su trabajo.

“Él sabe lo que es contaminar una escena y lo que esto puede provocar en el resultado de la investigación, que se convierte en imposible o muy difícil unir todos los elementos que ayudarían a descubrir la forma cómo se efectuó el crimen y quién lo efectuó”, expuso el letrado.

“En este caso, no estamos hablando de la hija (nuera) del juez. Estamos hablando de un hecho consumado. Cuando él llegó a la escena, ya estaba muerta. Él podía esperar para expresar sus sentimientos personales y familiares fuera de la escena del crimen. Por lo tanto, es criticable lo que él hizo”, apuntó Toledo.

“No se justifica de ninguna forma. Él podía esperar a que acabara el proceso para entonces entrar en la escena. Por la televisión vimos cómo él estaba entrando y saliendo”, dijo.

El ex fiscal federal Osvaldo Carlo expresó que “la gente se ha enfocado mucho en el juez Casellas, pero no en el padre de su hijo”.

“Él está brindando a su hijo una asistencia. Ningún fiscal, ni el secretario de Justicia, ha levantado bandera de la presencia de él allí, en la investigación”, dijo.

“Pienso que en el primer momento, cuando el juez se entera de lo sucedido, no tiene ni la mínima idea de que su hijo está envuelto en eso. Te mataron a tu nuera. Tú no llegas con la mentalidad de encubrir”, acotó.

Ese día de los hechos, dijo, “el juez no tiene idea de que a su hijo lo van a implicar en esto”.

“Él llega con la mentalidad de que han matado a su nuera. Hacía dos meses que su hijo había sido víctima de un carjacking. Él lo ve como algo contra su familia, e inclusive que tiene que ver con algún caso criminal que atendió”, disgregó.

Hoy, comentó el abogado, es posible que la mentalidad del juez sea otra.

“Si piensa que a su hijo lo podían implicar, quizás no se aparece por allí”, subrayó.

Crisanta González, ex fiscal y ex jueza, expresó que quienes controlan quién entra y sale de una escena son los fiscales y la Policía, y si los fiscales lo permiten, es un asunto de ellos.

“Si ellos no excluyen a alguien de la escena, no veo cuál es la crítica. Era alguien con quien lo unía un vínculo, su nuera por tantos años. Si vemos escenas todos los días de familiares abrazando los cadáveres. Yo no entiendo esa crítica por el mero hecho de que él es juez”, mantuvo.

Tags

Pablo Casellas