Madre de Carmen Paredes: “Hasta el día que yo muera voy a sentir dolor”

Por Melisa Ortega Marrero / melisa.ortega@gfrmedia.com 04/17/2013 |12:37 p.m.
Aracelis Cintrón (segunda desde la izquierda) junto a familiares a su salida del Tribunal. (juan.martinez@gfrmedia.com)  
El proceso de selección del jurado comenzó hoy, apesar de las súplicas del abogado Harry Padilla al juez José Ramírez Lluch alegando que no estaba preparado para iniciar el proceso.

Doña Aracelis Cintrón dijo estar confiada en que los tribunales del país le harán justicia a su hija Carmen Paredes, muerta presuntamente a manos de su esposo, Pablo Casellas, quien desde hoy enfrenta juicio por el crimen reportado el pasado 14 de julio.

Por ser testigo en el caso, la mujer -quien llegó al Tribunal de Bayamón acompañada por familiares- permaneció fuera de la sala 606, donde se discutieron varios asuntos de cara al comienzo de la selección del jurado.

“Hasta el día que yo muera voy a sentir dolor”, dijo a los múltiples periodistas que la abordaron a su salida de una sala contigua.

Según Cintrón, ha sido precisamente enfrentar ese dolor lo más difícil de todo este proceso.

Al ser cuestionada sobre lo más que extraña de Paredes, la mujer respondió que “el cariño, el amor, el apoyo de mi hija”.

“Era mi bebé”, dijo con voz cortada.

Momentos después, salió Casellas en compañía de sus abogados, Arturo Negrón y Harry Padilla.

El hombre, quien vestía colores pálidos, fue esquivo con la prensa y abordó de inmediato el elevador.

Mientras, Padilla adelantó que acudirían en ese momento al Tribunal de Apelaciones, donde presentarían un recurso de certiorari en busca de 30 días adicionales para preparase.

La movida surgió luego de que el juez José Ramírez Lluch decidiera, pese a múltiples súplicas de la defensa, comenzar hoy mismo el proceso de selección del jurado.

La sala estuvo abarrotada por abogados, periodistas y un grupo de estudiantes, que observaban atentos los procesos que se desarrollaban. Ante la firmeza del juez Ramírez Lluch, de no posponer el inicio del juicio, la frustración se apoderó de Padilla.

“Yo le juro que no estoy preparado, juez... Le estoy suplicando déjeme prepararme", dijo el abogado, quien solicitó, al menos, 30 o 45 días adicionales.

Expresó que si se le obligaba a escoger el jurado hoy, haría un mero trabajo pro forma, pues ni él ni su compañero Negrón estaban preparados para el proceso.

Luego de las argumentaciones y la determinación del juez, las partes discutieron las excusas presentadas por varios de los 78 potenciales jurados. A cerca de diez se les excuso por diferentes razones, explicó a este medio el fiscal Sergio Rubio.

A eso de las 2:00 p.m. se reanudarán los trabajos con la toma de juramento a los restantes candidatos. Posteriormente, iniciará la sesión de preguntas.

 Durante esa etapa, cada parte tendrá posibilidad de recusar perentoriamente (sin motivación particular) a 15 candidatos, dijo el juez.

Casellas Toro está acusado asesinato en primer grado, Ley de Armas y destrucción de evidencia, además de un cargo menos grave por mentir a las autoridades al alegar que fue víctima de un robo de carro a mano armada en el que presuntamente le llevaron el arma que, se alega, usó para matar a su esposa el pasado 14 de julio en la urbanización Tierralta III, en Guaynabo.

Tags

Pablo Casellas