Pablo Casellas podrá salir de la casa solo para ir al médico

01/29/2013 | 10:20 a.m.
En una vista hoy, el juez José Ramírez Lluch, del Tribunal de Bayamón, concedió al acusado que está bajo el sistema de supervisión "lock down". (juan.martinez@gfrmedia.com)  
No se le permitió salir a trabajar, ejercitarse ni ir a la farmacia o a la iglesia, como había pedido la defensa.

Pablo J. Casellas Toro, acusado de asesinar a su esposa Carmen Paredes Cintrón, podrá ir a citas médicas, pero no podrá ir a ejercitarse, ni ir a la iglesia, como había solicitado al tribunal.

En una vista de modificación de las condiciones de la fianza, el juez José Ramírez Lluch, del Tribunal de Bayamón, concedió al acusado que está bajo el sistema de supervisión "lock down", pueda ir a recibir atención médica, siempre y cuando lo coordine con la Oficina de Servicios con Antelación a Juicio (OSAJ).

Pero no le permitió salir a trabajar, ejercitarse ni ir a la farmacia o a la iglesia, como había pedido la defensa.

Los abogados Harry Padilla, Arturo Negrón y Juan Ramón Acevedo solicitaban que se le permitiera trabajar, recibir atención médica, ir a la iglesia, ejercitarse en la pista del parque de Torrimar y acudir a la farmacia cercana a la casa de su padre donde reside las 24 horas en la urbanización Gardenville, en Guaynabo.

En su alocución de más de 15 minutos, Padilla pidió que "se le permitan cosas básicas" porque al momento está bajo supervisión electrónica 24 horas en casa de su padre, el juez federal Salvador Casellas, quien prestó la fianza de $4 millones cuando le radicaron los cargos en septiembre de 2012.

"Van más de cinco meses y nuestro representado ha cumplido con todos los requisitos", dijo Padilla, quien agregó que su representado "tiene dos grilletes, el mecánico y su señor padre que siempre está pendiente que cumpla con las condiciones".

Por su parte, la fiscal de distrito Phoebe Isales y los fiscales Janet Parra y Sergio Rubio Paredes, se opusieron a la solicitud, excepto para ir a recibir atención médica.

Isales recordó que el acusado está bajo "lock down" y que tiene que proteger la tranquilidad de los testigos, que algunos eran sus vecinos y "ahora le temen".

En cuanto a ejercitarse, la fiscal destacó que "existen las trotadoras que no ocupan mucho espacio y esa casa tiene piscina, puede nadar".

Para trabajar, Casellas trabajaba desde su casa en la urbanización Tierralta III con un equipo que ahora está en el Instituto de Ciencias Forenses, por lo que tendrá que invertir en equipo nuevo e instalar internet para que lo pueda usar en casa de su padre.

En cuanto a ir a la iglesia, Isales dijo que "hay misas televisadas los domingos".

Al finalizar la vista para atender mociones, Negrón le pidió al magistrado que emitiera una orden a la exfiscal y procuradora de las Mujeres, Wanda Vázquez, para que no emita comentarios relacionados al caso al alegar que afectan la posibilidad de un juicio justo e imparcial. El juez lo declaró no ha lugar.

Casellas Toro enfrentará juicio por jurado a partir del 17 de abril. Para ese día, se citarán siete paneles de jurados para iniciar la selección.

El 8 de marzo habrá una vista de status del caso.

Casellas Toro está acusado por asesinato en primer grado, Ley de Armas y destrucción de prueba por los hechos ocurridos el 14 de julio del año pasado en la residencia de Casellas Toro y su esposa en la urbanización Tierralta III, en Guaynabo.

Casellas Toro -quien tiene dos hijas adolescentes- alegó que vio a alguien salir de su hogar ese día y luego encontró el cuerpo de su esposa, quien era corredora de seguros, sentada en la terraza de su residencia.

No obstante, la prueba de fiscalía lo señala como el responsable del acto delictivo.