Salvador Casellas: Sumido en el silencio y en su dolor de padre

09/07/2012 |
Este diario supo que el juez federal Salvador Casellas cree en la inocencia de su hijo Pablo Casellas Toro, a quien se le radicaron cargos por la muerte de su esposa, Carmen Paredes. (david.villafane@gfrmedia.com)  
A diario, el juez federal Salvador Casellas recibe muestras de apoyo.

No dice una palabra.

El juez federal Salvador Casellas, quien ha sido objeto de críticas, de escrutinio y de severos juicios desde el momento en que se trabajó la escena del asesinato de la ejecutiva de Assurance Solutions, Carmen Paredes, por cuya muerte le sometieron acusaciones a su hijo Pablo Casellas Toro, se mantiene en silencio.

Hay quienes cuestionan si el magistrado, a quien se nombró custodio de su hijo, debe continuar sus labores como juez retirado. Los jueces seniors, que cumplieron la edad reglamentaria para el retiro, pueden seguir trabajando si lo desean. Generalmente, pero no necesariamente, se les asignan casos civiles.

“Nadie lo puede botar”, dijo hace un tiempo un abogado. “Ya él se retiró”, agregó.

Silencio en la corte

Los jueces federales, colegas del togado Casellas, también mantienen silencio. Se sabe que apoyan a su colega, que se conduelen por la pesadilla que vive y que le han dado el más solidario de los respaldos.

El magistrado recibe decenas de mensajes de apoyo a diario, supo Primera Hora. Recientemente, se reunió con un grupo de amigos que le dieron un espaldarazo, lo que “conmovió” al juez.

A Casellas se le describe como estoico. Nunca pierde su compostura en público. Nunca se le ve derramar una lágrima, aunque sus ojos se humedezcan. Llora, pero no en público.

Nadie habla sobre el asunto en la Corte Federal. Es un tema tabú.

En el Tribunal Federal, siempre se le ha considerado una persona caballerosa, respetuosa, íntegra y vertical, y muchos abogados lo consideran un magistrado justo.

El juez Casellas cree en la inocencia de su hijo, supo este diario.

Un circo mediático

El procedimiento seguido por el Departamento de Justicia con el arresto de Casellas Toro fue un circo mediático, a juicio del presidente del Colegio de Abogados, Osvaldo Toledo.

“El anunciar previamente, dos días antes, la hora exacta en que iban a someter las acusaciones contra el señor Casellas provocó la situación que surgió”, dijo Toledo.

Expuso que la fiscalía pudo haber radicado acusaciones y posteriormente cumplir el deber constitucional y permitir que la prensa y el pueblo supieran lo que se estaba radicando.

“Tenían que llevarlo al juez y esperar si se determinaba causa. Lo normal con cualquier persona, sin privilegios, pero tampoco exponerlo a la situación que provocó el sistema de Justicia, como si fuera ya un culpable. Como si ya hubiese sido juzgado”, apuntó el líder de los abogados.

“Se le violaron los derechos a la presunción de inocencia. Aunque exista la mayor prueba circunstancial, no lo trataron como se debe tratar a cualquier otro acusado”, acotó.

Tags

Pablo Casellas