Acusan a disc jockey por grabarse en actos sexuales con menores

Por Mariana Cobián 05/08/2013 |01:41 p.m.
Eduardo Santiago Rivera fue arrestado el 27 de julio de 2012, luego de que dos días antes la hermana de una de las menores entrara en conocimiento de lo que ocurría.

Un disc jockey de 44 años de edad enfrenta 10 cargos a nivel federal por grabar a por lo menos tres menores de edad mientras las agredía sexualmente.

Eduardo Santiago Rivera fue arrestado el 27 de julio de 2012, luego de que dos días antes la hermana de una de las menores entrara en conocimiento de lo que ocurría y se querellara en la División de Delitos Sexuales de Caguas.

Según la acusación, la menor, de 12 años, relató a las autoridades que conoció a Santiago Rivera por la red social Facebook e intercambiaron teléfonos. Luego, el acusado le hizo abrir una cuenta para sostener vídeo conferencias desde sus computadoras y, en abril de 2012, le pidió que le enseñara sus senos. La presunta víctima se negó en un principio, pero él la amenazó con llamar a su madre e inventarse una historia diciéndole que ella había hecho algo malo. La jovencita accedió y, ante la insistencia del hombre, incurrió en otras actividades sexuales para que el hombre la viera desde su computadora.

El 23 de mayo del año pasado, Santiago Rivera la buscó a su residencia y la transportó a la suya para sostener actos de índole sexual. Narró la menor que cuando se montó en su auto Mitsubishi Lancer color vino, el asiento del pasajero estaba acostado, lo que interpretó era para que no la vieran y para ella no poder observar hacia dónde iban.

Al llegar a la casa, contó que el hombre la agredió sexualmente y que entendía que usaba un celular para grabar lo que ocurría.

Esto ocurrió al menos dos veces más. Dijo que, alegadamente, Santiago Rivera la amenazaba con hacerle daño físico y con publicar fotos embarazosas de ella en internet.

El agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI) que la entrevistó procedió a ir a casa del hombre, quien aceptó lo expresado por la menor.

A los ocho cargos que pesaban contra Santiago Rivera por producción y posesión de pornografía infantil, se sumaron dos más por conocerse de otras dos víctimas, ambas de 15 años.

Esta mañana se dio la lectura formal de la acusación enmendada ante la magistrada federal Camille Vélez Rivé, en la que el acusado -que está preso en el Centro de Detención Metropolitano (MDC)- se declaró no culpable. Procede que el fiscal federal Marshal Morgan lleve a cabo el proceso de descubrimiento de prueba a la abogada Melanie Carrillo, de la Oficina del Defensor Público Federal.

Según el pliego acusatorio enmendado, el acusado grabó vídeos de las niñas con su celular y por vídeo conferencia.