Alegan no saber nada en caso de asesinato en Hormigueros

12/30/2012 |06:24 p.m.
Según fuentes policiacas, se sospecha que el ataque no iba dirigido hacia él.(archivo)  
Tres niños quedaron huérfanos en un santiamén cuando su padre fue asesinado de 29 balazos frente a la barra del negocio Wasikoki, ubicado en el barrio Guanajibo, en Hormigueros.

Tres niños quedaron huérfanos en un santiamén cuando su padre fue asesinado de 29 balazos frente a la barra del negocio Wasikoki, ubicado en el barrio Guanajibo, en Hormigueros.

Según fuentes policiacas, se sospecha que el ataque no iba dirigido hacia él.

Alexander Curet Carrasquillo, de 31 años, compartía esta madrugada en el mencionado negocio cuando se suscitó una discusión a raíz de algún tipo de riña en medio de un baile. Curet Carrasquillo recibió varios impactos de bala, mientras que Ernesto Serrano Pabón, de 32 años, resultó herido.

Según la información recopilada, el atentado pudo haber estado dirigido hacia Serrano Pabón, a quien incluso corrieron fuera del negocio. En una distancia de unos 100 pies entre el negocio y otro llamado Capicú se ocuparon sobre 400 casquillos de bala.

Curet Carrasquillo era vecino de la urbanización Villas del Oeste y trabajaba como guardia de seguridad. Su padre le dijo a las autoridades que había sido acusado por un caso de sustancias controladas, pero los investigadores buscaron en el sistema y no encontraron el alegado caso.

 La Policía entrevistó esta misma madrugada a varios empleados del negocio donde ocurrieronn los hechos, pero estos alegaron no saber quién o quienes fueron los responsables de la balacera.

El herido le dijo a la Policía que no conocía a Curet Carrasquillo.