'Amenazan' a hija de Jorge de Castro Font

02/08/2011 |
Las amenazas se dan justo cuando Jorge de Castro Font, testigo federal en varios casos sobre corrupción, informó a la familia que el psiquiatra de la institución médico-penal Devens lo declaró competente. (Archivo)  
Andrea Font ha sido amenazada de secuestro.

¡Uuuy, qué feo!

Si como ha trascendido, Andrea, hija de Jorge de Castro Font, es objeto de amenazas, si la están siguiendo y si la han interceptado para decirle que “su papito tiene que tener mucho cuidado”, parecería que se está entrando en aguas bien profundas y peligrosas.

Si, como se le indicó a Primera Hora, Andrea ha sido amenazada de secuestro y si se le han hecho llamadas de un celular, hay elementos que configuran un delito federal.

La jovencita, que tiene 18 años, se comunicó con el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) para informar lo que le estaba sucediendo, y se suponía que un agente la llamaría ayer en la tarde, u hoy en la mañana, para coordinar una cita.

Primera Hora se comunicó con Andrea, quien no negó los hechos, pero declinó comentar sobre “lo ocurrido” hasta tanto se reuniera con el FBI.

Los incidentes ocurrieron durante la semana pasada y el fin de semana, y tal parece que la joven no lo estaba tomando en serio, hasta que su padre le dijo: “Andrea, esto es serio y tienes que tener cuidado”.

Las amenazas se dan justo cuando De Castro, testigo federal en varios casos sobre corrupción, informó a la familia que el psiquiatra de la institución médico-penal Devens lo declaró competente.

“La están amenazando y la están siguiendo en un carro. Se le planteó a Andrea que podía ser, inclusive, producto de su imaginación, pero parece que es cierto”, dijo una fuente.

“Ella ha dicho que es una misma persona quien la sigue, que es un muchacho joven, que se ve extraño. Inclusive, un día, mientras guiaba, un amigo logró anotar la tablilla del carro, que la ha seguido en dos ocasiones”, agregó.

Otro día, según la fuente, la siguieron en otro carro.

“Llamaron a su celular y le dijeron que la iban a secuestrar, que su papito tenía que tener mucho cuidado. Ella se impresionó porque supuestamente sabían muchos datos de ella”, se indicó.

Según la fuente, el sujeto la interceptó en dos ocasiones, cuando salía de un lugar que no precisó.

“Estaba parada en un lugar. La agarraron por el brazo y la aguantaron. Después le empezó a decir: ‘Te voy a secuestrar’. Ella dice que el sujeto lo dijo bien en serio. Era de noche”, relató.

Al preguntarle al portavoz del FBI, Harry Rodríguez, qué se hace en estos casos, dijo: “No puedo comentar en este momento. Normalmente necesitamos un elemento interestatal para tener jurisdicción”.

Un abogado familiarizado con el caso de De Castro comentó que lo mejor que puede hacer Andrea es hacer una querella ante el FBI.

“Como De Castro es un testigo federal, le tienen que dar protección a su familia”, acotó.

Aunque el convicto federal, que enfrenta un juicio estatal en mayo, escribió a familiares indicándoles que el resultado de la evaluación psquiátrica fue excelente, aún no se refleja en el docket electrónico del Tribunal Federal la radicación de documento alguno por parte del servicio de alguaciles federales.

Sí se registra un documento radicado por su abogada Lydia Lizarríbar en el que, según supo este diario, le expone al juez Francisco Besosa que ya pasaron los 45 días solicitados por la institución penal para la evaluación psiquiátrica, por lo que le solicita al magistrado que ordene que lo traigan a Puerto Rico.