Aparece el menor secuestrado esta mañana

10/30/2012 |04:51 p.m.
(Suministrada)  
El pequeño fue liberado poco antes de las 5:00 p.m. y, según indicó Rivera, está en buen estado de salud, aunque ha dicho que tiene hambre.

“Estoy perdido. Estoy buscando a mi papá'”.

A salvo y con hambre, fue liberado a las 4:40 p.m. de hoy, martes, el niño Alfrey Michelle Infante Pérez, de 6 años y quien permaneció cautivo durante más de 10 horas, tras ser secuestrado mientras se disponía a salir con su padre y su hermanito menor rumbo al colegio Cupeyville.

 El secuestro ocurrió a las 6:08 a.m., cuando abordaba la guagua de su padre, el comerciante dominicano José Alberto InfanteTronilo. Según la investigación, un cuarteto de enmascarados le arrebató el niño de los brazos del padre frente al negocio de su propiedad, La Canasta del Caribe, localizado en la avenida Borinquen en Santurce, donde residen. 

El comandante de la región de San Juan, Orlando Rivera, reveló que se recibió una llamada de un ciudadano a través de la línea confidencial (787) 343-2020, en la que informaba que el menor había sido abandonado en los predios del Mercantil Plaza, en Hato Rey.

En niño fue encontrado por Nélida Muñoz, una mujer de 67 años, que se disponía a cruzar la calle cuando el menor se acercó hacia ella corriendo, narró a este medio, Margarita Frontera, hija de la mujer.

“Él la vio, y vino como corriendo para cruzar con ella, y le dice: 'estoy perdido. Estoy buscando a mi papá'”, dijo Frontera.

Muñoz llevó al menor hasta el edificio Mercantil Plaza, donde un guardia, al ver su uniforme escolar, lo identificó como el menor secuestrado.

Según Frontera, el menor le indicó a Muñoz que los secuestradores supuestamente le dieron a comer donas, y que al dejarlo en libertad en los predios del edificio le dijeron que su papá lo recogería allí.

“El nene estaba como perdido, porque no veía a su papá”, dijo Frontera.

Cuando el sargento Tomás González, adscrito al cuartel de Hato Rey Este, llegó al lugar, lo encontró bajo la custodia de un guardia de seguridad.

 El niño vestía el uniforme de su colegio y manifestó que tenía hambre.

 El pequeño fue atendido por paramédicos, según lo establece el protocolo, en el ccuartel de Hato Rey Este, donde agentes de la Policía también entrevistaron a la mujer que lo encontró.

Luego, fue llevado a las oficinas del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), donde permanecía a eso de las 6:00 p.m. Las autoridades no precisaron si ya se había reencontrado con sus familiares.

A media mañana, el FBI asumió la jurisdicción de la pesquisa junto al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), la División de Robos a Bancos y Fraude de la Policía Estatal y la Interpol, luego de que casi tres horas después del secuestro se decidiera activar el alerta AMBER.

Las autoridades federales y estatales investigaban el posible motivo del secuestro. En una entrevista inicial, el padre del niño reveló que fue raptado en el 2004 por unos delincuentes que lo llevaron hasta un cajero automático para que retirara dinero, pero no lo reportó a las autoridades.

Un familiar del menor recibió una llamada a eso de las 7:00 a.m. de hoy, presuntamente de los secuestradores, pero no habían solicitado dinero.

La madre de los menores, identificada como Frinett Pérez Vargas, 33 años, se encontraba en la residencia al momento del secuestro.

 La reportera Rebecca Banuchi colaboró en esta historia.