A prisión por presuntamente asesinar a su pareja

Por Gerardo G. Otero Ríos / gerardo.otero@primerahora.com 03/26/2014 |04:10 p.m.
Contra Joel Machado Rivera se presentaron cargos por asesinato, violación a la Ley de Armas y destrucción de evidencia, todos relacionados a la muerte de su pareja. (Para Primera Hora / Nelson Reyes Faria)  
A Joel Machado Rivera se le imputa haber apuñalado mortalmente a Virginia Olivencia Marrero

Arecibo.  A pesar de insistir en que es inocente, Joel Machado Rivera, de 34 años, fue ingresado a prisión hoy luego de que la jueza del Tribunal de Arecibo, Cyndia Irizarry Casiano, encontrara causa para su arresto por la muerte de Virginia Olivencia Marrero, ocurrida el pasado lunes.

La magistrada, tras  determinar causa probable contra Machado Rivera, le impuso  una fianza de $100 mil, la cual no prestó siendo ingresado a la cárcel Guerrero de Aguadilla.

Contra Machado Rivera se radicaron cargos por asesinato en primer grado, violación a la Ley de Armas y destrucción de evidencia, todos relacionados a la muerte de su pareja, con la que compartió por espacio de dos años.

Previo a la presentación del caso en la Sala de Investigaciones Criminales del citado centro judicial, Machado Rivera llegó escoltado por alguaciles y agentes de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales de Arecibo. 

El hombre  reiteró su versión de que fue su pareja quien se infligió las heridas que le ocasionaron la muerte.

“Ella tenía un cuchillo y yo se lo quité… después cogió otro y lo hizo”, manifestó cabizbajo.

Machado Rivera alegó, además, que había discutido con Olivencia Marrero previo a la muerte de la joven.

A pesar de cantarse inocente, según la investigación de la Policía, al momento de los hechos las únicas dos personas que se encontraban en el hogar eran Machado Rivera y la mujer. Ambos se habían mudado hace escasamente un mes a la casa del padre del  imputado, en el barrio Garrochales.

El teniente Reynaldo Jiménez Padró, director de la División de Homicidios del CIC, dijo que según la certificación de muerte emitida por el Instituto de Ciencias Forense, las heridas que presentaba la mujer no son compatibles con las de un suicidio, hecho que contrasta con la versión ofrecida por el presunto asesino.

“Él alega que después de discutir con ella se metió al baño y que cuando salió la encontró muerta”, señaló.

Jiménez Padró explicó que el cargo por destrucción de evidencia que se le imputa a Machado Rivera responde a que el hombre “trató de limpiar la es cena del crimen”.

“En la sala todavía se notaban las manchas de sangre y habían paños ensangrentados dentro de un zafacón”, detalló.

Trascendió que el día antes, Machado Rivera agarró por el cuello a la mujer e intentó asfixiarla. No obstante, entre la pareja no existían querellas previas por violencia doméstica.

Mientras, el fiscal Herminio González Pérez descartó la posibilidad de que la muerte de Olivencia Marrero se trate de un suicidio.

“Sin ninguna duda esto se trata de un asesinato”, sostuvo.

“Durante el proceso que sigue nosotros vamos a probar que previo a los hechos de ese día, había también un patrón de maltrato del imputado contra la occisa”, agregó.

El cuerpo de Marrero Olivencia será expuesto durante el día de hoy en la Iglesia Bethesda, ubicada en el barrio Tiburón, en Barceloneta.