Arrestan a "Taty Yuca" tras dos años fugitiva

01/10/2013 |09:37 a.m.
Contra la mujer pesaba una orden de arresto por el delito de asesinato en primer grado y violación a la Ley de Armas.
Tatiana Pizarro Mercado enfrenta una fianza de $ 1.6 millones. (Suministrada)  

Agentes de la División de Arrestos Especiales de Vega Baja junto con alguaciles federales arrestaron el miércoles por la noche, en el barrio Padilla, en Corozal, a una mujer que se encontraba fugitiva hace dos años, tras cometer el asesinato de un hombre.

 La fémina fue localizada en su guarida, a la cual llegaron mediante confidencias y que estaba ubicada en el sótano de una residencia. Allí, Tatiana Pizarro Mercado, de 23 años y conocida como Taty Yuca, dormía sobre un colchón tirado en el piso, y tenía una computadora, un televisor y una nevera.

 Contra Pizarro Mercado pesaba una orden de arresto por el delito de asesinato en primer grado y violación a la Ley de Armas, con una fianza de $ 1.6 millones, expedida por la juez Janet Perea.

 Los hechos que se le imputan ocurrieron el 16 de febrero del 2011, en el barrio Bajura en Vega Alta, donde fue asesinado Ángel L. Ramos Del Valle, de 37 años y quien era el copropietario de una gallera. El móvil para el crimen, presuntamente, estuvo vinculado con el trasiego de sustancias controladas.

 A Pizarro Mercado, quien figuraba en la lista de los Más Buscados del área de Bayamón, se le ocupó $896.

La detenida, que estaba amenazada de muerte en el bajo mundo ya que es sospechosa de otro crimen ocurrido en verano del 2012, vivía encerrada en el sótano hasta donde le llevaban comida y el dinero que devengaba por el control de un punto de drogas en el barrio donde fue arrestada.

 La joven también fue acusada en ausencia el año pasado por la posesión de un arma hurtada, ya que logró huir de la Policía.

 En el foro federal, era objeto de varias investigaciones pero no se le han radicado cargos.

 La mujer es hija Manuel Pizarro Maysonet, alias Papo Yuca, quien tomó notoriedad para los años 90, luego de que se escapara de prisión mientras cumplía una sentencia por asesinato. Su búsqueda generó esfuerzos para crear unidades especializadas para su rastreo.

 La orden de arresto fue diligenciada ante la jueza María Luz Rodríguez Cruz, quien ordenó su ingreso en la Cárcel de Mujeres de Vega Baja.