Atónitos los vecinos por doble asesinato en Ponce-VÍDEO

02/13/2013 |
Luis Ángel González, vecino de doña Inés Cruz Rodríguez y su hija de crianza, reaccionó sorprendido al descubrir que ambas mujeres fueron asesinadas. (Para Primera Hora / Edgar Vázquez Colón)  
La anciana vivía con su hija de crianza, quien tuvo “problemas” en su antigua residencia.

Ponce. “¿Por qué tenían que matarla si ella no buscaba problemas con nadie?”.

Así reaccionaron varios vecinos de Inés Cruz Rodríguez, la septuagenaria que fue encontrada muerta el pasado 27 de diciembre junto a su hija de crianza, Ramona Martínez Montalvo, al conocer que fueron asesinadas y no un suicidio como pensaron inicialmente.

Ambas mujeres fueron vistas con vida el día de Nochebuena cuando compartieron hasta la madrugada del Día de Navidad junto a vecinos. Dos días después, una vecina que extrañaba no ver a la mujer de 73 años fue a buscarla y se percató de que moscas salían de la residencia. Más tarde se toparon con los cuerpos.

“¡Qué tristeza! No pensábamos que fueran asesinadas las dos”, lamentó Luis Ángel González, vecino de doña Inés.

Este se sorprendió mucho al conocer que los resultados de las autopsias aseguran que las mujeres fueron asesinadas, ya que la barriada Ferrán es un lugar tranquilo y tampoco escucharon gritos en la casa que les hiciera pensar que algo no andaba bien.

Por su parte, su esposa, María Vélez, señaló que aún no ha podido superar la muerte de quien consideraba una amiga, y menos ahora que conoce que le quitaron la vida de forma violenta.

Esta describió a su vecina como una buena persona y que no merecía una trágica muerte.

“Que se haga justicia y que a los responsables les caiga todo el peso de la ley”, manifestó la mujer.

Sobre la hija de crianza de su vecina, esta no emitió comentarios, solo que lamenta que viniera a vivir con ella, a sabiendas de que había tenido problemas en su domicilio anterior.

Los vecinos indicaron que recientemente realizaron un novenario luego que se cremaran los cuerpos tras ser identificados por familiares que viajaron desde los Estados Unidos.


A pesar de que la residencia permanece clausurada e identificada como evidencia, alguien le colocó un letrero de “se vende” a la propiedad.

El teniente Herminio Ramos, de la División de Homicidios de Ponce, señaló que desde el primer día han investigado las muertes como asesinato, aunque no se había corroborado las causas de los decesos.

“Ha sido bien poca la información que hemos recibido de la ciudadanía. No tenemos un móvil establecido”, dijo el teniente.