Atropello policial a bicimensajero-VÍDEO

02/16/2013 |
Víctima alega que proceso se llevó a cabo violando sus derechos y sin razones justificadas por la Ley de Tránsito.
Ángel González Mariani (en el recuadro) fue intervenido por supuestamente no llevar un pito y violar la Ley de Tránsito. En la foto, se capta el momento en que lo ponen bajo arresto. (Suministrada)  

El bicimensajero Ángel González Mariani aún está en shock luego que el pasado lunes fuera víctima de lo que considera un “atropello” por parte de un agente de la Policía de Puerto Rico que lo arrestó “abusivamente” después de una entrega, adjudicándole delitos como no llevar un pito, guiar por un carril inadecuado para bicicletas y supuestamente alterar la paz.

El empleado de Ecomensajería –compañía que se dedica a realizar entregas y recogidos en bicicleta– explicó a Primera Hora que el día de los hechos culminaba un transporte en el Centro Internacional de Mercadeo, en Guaynabo, cuando fue interceptado por un policía de la División de Tránsito de Buchanan cerca de un semáforo en la entrada del Parque Industrial Amelia.

González Mariani –un estudiante de arquitectura de la Universidad Politécnica– dice que fue detenido por alegadamente guiar en el carril izquierdo en un área en que doblar de inmediato hacia la derecha hubiera puesto en riesgo su vida, pues en esa vía de rodaje (la PR-165) los carros conducen a una velocidad extrema y es bien común el paso de camiones que salen de la zona portuaria. Según el artículo 11 de la Ley 22 de Vehículos y Tránsito, los ciclistas deben pedalear por la orilla derecha de la vía pública.

“Lamentablemente, en Puerto Rico, las carreteras y la infraestructura no están diseñadas pensando en los ciclistas o los peatones. En este caso, tomando en consideración la intersección que es, y que di un viraje en U, es inevitable que termine en el carril izquierdo. En ese momento, yo tenía que velar la ventana de oportunidad para cambiarme al lado derecho. Y así lo hice, cuando pude...”, manifestó el joven de 27 años, quien posteriormente fue interceptado por el guardia de apellido Montalvo.


González Mariani dice que –sin mediar palabras– el policía se bajó de su patrulla, lo agarró, lo tiró al piso y lo esposó.

“Todo esto sin explicarme por qué me estaba arrestando, sin leerme mis derechos ni decirme qué infracción cometí...”, agregó el bicimensajero al explicar que lo llevaron hasta el cuartel de Buchanan, donde tuvo la oportunidad de llamar a su jefe, Luis Rafael “Rafy” Robles, quien llegó hasta el lugar.

Ambos alegan que fue en el cuartel que les notificaron que González Mariani sería multado con $50 por conducir en el carril izquierdo y otra cantidad similar por no tener un pito. También le radicaron cargos criminales graves por alteración a la paz.

El asunto del pito, según Robles, es debatible porque la ley exige que los ciclistas tengan un dispositivo. “Ese dispositivo no tiene que ser necesariamente un pito, aunque nosotros usualmente sí lo usamos y lo tenemos por dentro de la camisa. A él no lo registraron en ningún momento”, dijo el empresario.

Mientras, González Mariani dice que no entiende el cargo criminal de alterar la paz, pues “en ningún momento hubo agresividad ni confrontación ni defensa de mi parte... yo fui tirado al piso”. El universitario fue citado el 21 de febrero al Tribunal de Guaynabo.

Aun así, buscó asesoría de un abogado para enfrentar el proceso legal, que podría conllevar penas de reclusión de hasta seis meses en cárcel, restricción domiciliaria o servicios comunitarios y hasta multa de $5,000.

“Entendemos que lo que pasó fue una situación injusta, de desconocimiento por algún lado, por parte de la Policía. Estamos conscientes que hay cosas más importantes que arrestar a un ciclista. Y, lógicamente, queremos que salga bien de este caso, que las multas se reconsideren y que esta situación se convierta en un mensaje educativo utilizando nuestro lema que es ‘Todos los ciclistas somos tráfico’. Cada día somos más en las carreteras y tenemos que dejarnos sentir y hacer valer nuestros derechos. Están ocurriendo muchos accidentes y seguirán ocurriendo por falta de conciencia. Esto no es una situación que se resuelve con folletos. Hay que educar de verdad”, dijo Robles al destacar que son muchas las vicisitudes que pasan a diario en las vías de rodaje, donde muchas veces se sufre un maltrato institucional por parte del mismo Estado, que no toma medidas preventivas.

Por esta razón, los empleados de Ecomensajería están organizando una bicimarcha en apoyo no solo a González Mariani, sino a los derechos de todos los ciclistas, quienes merecen un ambiente seguro en las vías públicas.

“Estamos organizándonos, pero las personas o grupos que estén interesados en participar pueden estar pendientes en la página de Facebook Ecomensajeriapr o en el blog www.ecomensajeria.com”, dijo Robles.

Mientras, ya han comenzado a unirse personas como el abogado Alvin R. Couto, quien también es ciclista.

“En un país detenido absurdamente en los tapones y que sufre el incremento continuo del precio del petróleo, es necesario promover el transporte colectivo y la bicicleta en un ambiente seguro. Ciclistas o peatones arrollados en las vías, como la tragedia que vivió una familia recientemente, son incidentes que no promueven las transportación colectiva o el ciclismo, sino todo lo contrario, nos mantiene esclavizados al vehículo”, dijo Couto.