Aún no hay móvil ni sospechosos de masacre en Las Piedras

Por Javier Colón Dávila / javier.colon@gfrmedia.com 05/19/2013 |04:21 p.m.
En la escena, se ocupó un centenar de casquillos de rifle AK-47 y de pistola calibre .45. (gerald.lopez@gfrmedia.com)  
Tres hombres murieron en la balacera.

La Policía en el área de Humacao aún no ha identificado a los soschosos de ejecutar el sábado en la madrugada la sexta masacre del año en Las Piedras. Lo que está bastante claro, sin embargo, es que los sicarios llegaron al lugar con la intención de quitarle la vida a las tres víctimas mortales.

El teniente Rey Luyando, del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Humacao, explicó que sus agentes revisaron los vídeos de seguridad de la gasolinera Gulf, en cuyas inmediaciones ocurrió la balacera, y según se desprende de lo observado, tres sicarios se acercaron a las víctimas, y a una distancia de unos 10 pies, abrieron fuego.

En el incidente, murieron Luis Fernando Vázquez y Wilfredo Nieves Barbosa. Wilson Damián de Jesús Serrano perdió la vida en el Hospital Ryder, de Humacao. El primero tenía 39 años, y los otros dos, 21 años. Todos estaban compartiendo cuando fueron atacados.

Como producto del rebote de las balas de dos rifles y dos pistolas usadas en el atentado, resultaron heridos Ángel Meléndez Martínez, Avián Reyes Rivera y Emmanuel Castro Burgos. Los tres ya fueron entrevistados, pero no pudieron proveer información que ayude a esclarecer el caso.

Luyando reconoció que el vídeo de seguridad es de pobre calidad, y que aunque se ve con claridad que son tres los sicarios que se bajaron de una guagua, no se puede distinguir el modelo del vehículo, y tampoco, sus rostros. A las 3:00 p.m. de hoy, domingo, no se ha ocupado ningún vehículo abandonado o quemado que pueda ser relacionado a la masacre.

En el auto de Nieves Barbosa, de otro modo, se ocuparon cuatro bolsas de cocaína y picadura de marihuana.

Ayer, sábado, este medio entrevistó a Johany Rosario, suegra de Nieves Barbosa, quien indicó que el joven que trabajaba como técnico de refrigeración, y que minutos antes de la masacre, acababa de salir de su residencia de visitar a su hija.

De Jesús Serrano, por su parte, tenía récord delictivo por apropiación ilegal, robo, daños y hurto de auto, y se encontraba bajo fianza en espera que se vieran en corte unos casos por robo.

La Policía informó que la estación de gasolina es, durante los fines de semana, un lugar de reunión de decenas de personas que visitan también los kioscos de comida localizados en la marginal de al frente.

En la escena, se ocupó un centenar de casquillos de rifle AK-47 y de pistola calibre .45.

Tags

masacreLas Piedras