Bajo investigación accidente de niño con muerte cerebral

10/10/2012 |04:53 p.m.
Los médicos en el Centro Médico le han indicado a la familia que Jefrrey Alexander Santiago González sufre de muerte cerebral aunque, según su tía, "tiene 3% de actividad en el cerebro".  
Supuestamente, el menor de 10 años se golpeó con una mesa de noche al caer de la cama.

Un desgarrador drama se vive hace una semana en la sala de emergencias del Centro Médico de Río Piedras, a donde llegó un niño de 10 años a quien se le diagnosticó muerte cerebral tras supuestamente caerse de la cama.

 Esta es la historia de Jefrrey Alexander Santiago González. El niño, amante del baloncesto y la música, supuestamente dormía en la residencia de una prima de la mamá el pasado 2 de octubre en el barrio El Cotto, de Arecibo, cuando alegadamente se cayó de la cama. Sufrió una fractura en el brazo izquierdo y una fractura en el lado derecho de la sien y fue encontrado llorando en el suelo.

Supuestamente, al caer se golpeó con una mesa de noche.

Según explicó en entrevista telefónica Luz Pérez Castillo, tía paterna del niño, Jeffrey fue llevado al hospital Cayetano Coll y Toste de Arecibo por Jackeline Marcano, prima de su madre, Suanette González. En el hospital se le diagnosticaron las dos fracturas y, tras sufrir complicaciones de salud, fue referido al Centro Médico de Río Piedras, a donde llegó el 3 de octubre.

No está claro cuando la Policía se enteró de este caso y siete días después no se ha emitido ningún tipo de comunicación pública divulgando lo sucedido. Tampoco lo ha hecho el Departamento de la Familia.

Santiago González llegó "entubado", según dijo su tía, al Centro Médico donde perdió el conocimiento. El menor dormía en la residencia de Marcano ya que alegadamente su madre tenía cita al otro día una con el programa Plan 8. Marcano es madre de otros dos menores de 8 y 3 años.

 Según dijo Pérez Castillo, los médicos en el Centro Médico le han indicado a la familia que el niño sufre de muerte cerebral aunque, según su tía, "tiene 3% de actividad en el cerebro".

El padre del niño, Benji Santiago Castillo, viajó desde su residencia en el estado de Connecticut y le ha implorado al equipo médico a que le den más tiempo antes de autorizar que el niño sea desconectado de las máquinas que le mantienen con vida.

 "Le dijeron que hasta el viernes, pero él quiere esperar por lo menos hasta el lunes. Estamos confiados en que Dios puede hacer un milagro. Sabemos que en términos médicos no hay mucho, pero para Dios todo es posible".

Pérez Castilo indicó que la familia paterna no está satisfecha con las explicaciones brindadas hasta el momento e insisten en que se investige más a fondo el caso.

A las 4:00 p.m. de hoy, miércoles, ningún oficial del área policiaca de Arecibo ha estado disponible para entrevista en torno a este asunto. Así las cosas, quedan al aire detalles como hallazgos preliminares de la pesquisa, quién o quiénes se encontraban junto al menor en la habitación cuando supuestamente se cayó y si se investiga el caso como un incidente desgraciado o un caso criminal.

Mientras, el declaraciones escritas, la secretaria de la Familia, Yanitsia Irizarry Méndez, se limitó a indicar que la familia del menor no tiene expediente con la agencia y que están investigando.

"El Departamento de la Familia continúa investigando el mencionado caso. De la investigación se desprende que esta familia no tenía antecedentes previos en el DF. El personal de la agencia ha estado realizando las entrevistas de rigor a familiares, colaterales y personal médico. El caso fue referido a la Unidad de Delitos Sexuales y Maltrato de Menores de la Policía”, dijo Irizarry Méndez.

Una portavoz del Centro Médico indicó que la familia del niño no ha autorizado a la administración del complejo hospitalario a divulgar información sobre el menor.