Brendaliz está hoy “en un lugar mejor”

01/18/2013 |
En la humilde vivienda de su padre en el barrio Jaguas, en Ciales, familiares rindieron honor a Brendaliz Morales Rodríguez. (Para Primera Hora / Nelson Reyes Faría)  
Familiares pudieron ver por última vez, vestida con un traje blanco, alusivo a su ilusión de poder casarse algún día, el cuerpo de Brendaliz Morales Rodríguez.

Ciales. La pudieron ver por última vez.

Vestida con un traje blanco, alusivo a su ilusión de poder casarse algún día, el cuerpo de Brendaliz Morales Rodríguez, la jovencita que murió a manos de su hermano mayor en un confuso incidente ocurrido la semana pasada en la ciudad de Milwaukee, descansaba en el féretro que fue colocado en la sala de la casa de su papá en el barrio Jaguas, en Ciales.

Entre abrazos y lágrimas, familiares y allegados llegaban para ver por última vez a la menor que, evidentemente, era muy querida.

Carmen Morales Rodríguez, una de las hermanas de la fenecida, dijo encontrar paz en medio del desasosiego, pues su hermanita estaría ahora en un “lugar mejor”.

“Yo me siento tranquila porque yo sé que ella está en el cielo. Esto es una señal, los que quedamos ahora tenemos que estar más unidos que antes”, manifestó.

Para poder trasladar el cuerpo de la menor, los familiares tuvieron que tirarse a la calle para recolectar el dinero necesario, pues, de otra manera, y debido a sus escasos recursos, no podrían haberlo hecho.

“Estoy bien agradecida porque la gente nos ayudó y nos apoyó en este momento tan difícil. Si no hubieran cooperado, no podríamos tener a Brendaliz aquí”, manifestó.

Mientras, el padre de la niña, Ángel Morales Rolón, agradeció las muestras de apoyo, pero se le hizo imposible declarar con su voz el sentimiento que lleva por dentro.

Hoy, una cabalgata saldrá desde la casa de la familia Morales Rodríguez hasta la iglesia Señora del Rosario, en donde se ofrecerá una misa en honor a Brendaliz. Posteriormente, el cuerpo será trasladado hasta el nuevo cementerio municipal, en donde se le dará cristiana sepultura.