Caen los desalmados que causaron la tragedia de El Prado-VÍDEOS

02/09/2013 |
Uno de los sospechosos del trágico accidente, Josué Vázquez Feliciano, alias “J.E.”, se entregó a las autoridades federales ayer en la tarde. (alberto.bartolomei@gfrmedia.com)  
Dos de los sospechosos de matar a seis miembros de una familia de El Prado están desde ayer ante la justicia.

A solo un día de que las seis víctimas del residencial El Prado fueran sepultadas, dos de los tres sospechosos de arrollar y matar a cuatro niños y dos adultos están desde ayer en manos de la Policía.

La noticia del arresto de Jonathan Soto Bonilla, alias “787” y Josué Vázquez Feliciano, alias “J.E.”, corrió como pólvora e inmediatamente fue confirmada por el superintendente de la Policía, Héctor Pesquera, familiares y vecinos del residencial se mostraron complacidos. Y no es para menos: por sus cuerpos recorre la sensación de que ya se ha comenzado a hacer justicia.

Pesquera informó que ayer en la madrugada alguaciles federales detuvieron a Jonathan Soto Bonilla, alias “787”, en un apartamento en el Bronx, en la ciudad de Nueva York.

Minutos después de que Pesquera terminara su conferencia de prensa, otro de los sospechosos se entregó y fue trasladado al Cuartel General.

Josué Vázquez Feliciano, alias “J.E.”, se entregó a los alguaciles federales y luego fue interrogado por agentes en la División de Homicidios de la Policía por aproximadamente una hora.

Vestido con camisa y pantalón color oscuro, gorra azul, y esposado de manos y pies, Vázquez Feliciano salió de la División de Homicidios y, cuando iba a montarse en un vehículo para irse del Cuartel General, se le preguntó si tenía algo que decir y respondió con la grosería: “Que se cag... en su madre”.

Mientras caminaba, le preguntó a un fotoperiodista de este medio que si “esto se está transmitiendo” y, riéndose, comentó: “Es que eso daña mi imagen”.

José Betancourt, enlace del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) con la prensa en Puerto Rico, informó que hay una requisitoria contra Josué Vázquez Feliciano por un caso de narcotráfico en Pensilvania, por lo que este pasará a la custodia de la DEA y será llevado a la institución federal en Guaynabo, en lo que se hacen los trámites para trasladarlo a los Estados Unidos.

Las seis personas, todas emparentadas, fueron atropelladas el pasado viernes por el conductor de un carro reportado como robado y quien guiaba a exceso de velocidad por la PR-181. La familia cruzaba la concurrida vía cuando el ve-hículo, descrito como un Cam-ry, los embistió sin dejar marcas de freno en la carretera.


En la rueda de prensa, antes de la entrega voluntaria del segundo implicado, Pesquera indicó que para arrestar a Soto Bonilla fue necesario que los alguaciles federales utilizaran un dispositivo electrónico para inmovilizarlo y reducirlo a la obediencia.

“Logramos, dentro de la investigación, identificar que se había trasladado a Nueva York desde principios de semana, y por eso era que estábamos en este punto, que teníamos que evitar que no se nos fuera a ir otra vez”, planteó el jefe policiaco.

Pesquera indicó que, en el apartamento, Soto Bonilla se encontraba con una joven mayor de edad y un menor de entre 4 y 5 años. Indicó que el joven adulto de 21 años puso resistencia y que incluso utilizó al menor para protegerse.

“Lo usó como escudo para tratar de que no lo cogieran”, agregó Pesquera, quien estuvo acompañado del capitán Rolando Trinidad y el coronel Reynaldo Bermúdez.


La detención de Soto Bonilla se produjo en virtud de órdenes de arresto expedidas en el 2011 por dos violaciones a la Ley de Armas, dos violaciones a la Ley 54 de Violencia Doméstica y un desacato. Contra él pesaba una fianza de $200,000.

No obstante, Pesquera indicó que una vez los agentes encargados de la pesquisa tengan toda la información necesaria, la entregarán al Ministerio Público para la presentación de los cargos correspondientes contra el detenido, quien no estaba armado al momento de su arresto.

“Estamos haciendo lo posible por llevar esto fuera del ámbito de la duda razonable, pero estamos casi seguros de que esta persona está involucrada en esto”, reiteró Pesquera en alusión al accidente de tránsito mortal frente a El Prado.

El traslado de Soto Bonilla a la Isla, quien reside en el caserío Jardines de Sellés, en Río Piedras, y quien pernoctaba ocasionalmente en el complejo público de apartamentos Luis Llorens Torres, en Santurce, podría tardar unos días debido a la tormenta de nieve que perjudica el este de los Estados Unidos.

Asimismo, Pesquera reiteró que buscan a otras dos personas, que también figuran como sospechosas en el caso, y que espera tener bajo la custodia de las autoridades pronto.

“Sabemos quiénes son. Esto es cuestión de tiempo. O los cogemos o se entregan”, indicó el súper de la Policía. “Una vez ocurrió esto, que ocurrió el viernes pasado, estuvieron en continuo movimiento, los tres independientes”, agregó.

A preguntas, Pesquera aceptó que una mujer es interrogada en la fiscalía, pero indicó que “no necesariamente la persona puede estar implicada” en el accidente.

En la tragedia murieron Laura Vivas Rodríguez, de 71 años; su nieta Raiza Calderón García, de 21 años, y sus biznietos Laura Montalvo Calderón, de 3 años; Anthony Saldaña García, de 7 años; Génesis Saldaña García, de 9 años; y Amanda Calderón, de 10 meses de nacida.

La única sobreviviente de la tragedia fue Yaisa Montalvo, de 5 años, quien estuvo hospitalizada en el Centro Médico, en Río Piedras, regresó ayer a la casa de su abuela paterna, Yazmín Silva Rodríguez.