La senadora independentista María de Lourdes Santiago cuestionó al presidente de la JCA sobre los lugares en los que se ha construido con Agremax, pero no lo precisó. Se comprometió a suministrar la información cuando la tenga disponible. ([email protected])  
Weldin Ortiz afirmó que está regado por el País el material que se regalaba como relleno.

El presidente de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), Weldin Ortiz, se comprometió ayer a identificar los lugares en Puerto Rico donde se dispersaron unos dos millones de toneladas de cenizas como material agregado en construcción de viviendas, carreteras y en otros usos domésticos, entre 2002 y 2011.

“Mi recomendación sería ir con un digger y remover todo ese material de las carreteras”, dijo Ortiz en una sesión de cuatro horas en la que fue interpelado por senadores de mayoría y minoría sobre la polémica disposición de cenizas de carbón de la planta cogeneradora Applied Energy Systems (AES)y el acarreo del material a un vertedero industrial en Peñuelas.

El funcionario admitió que el material que “se regalaba” estaba clasificado como producto y en 2014 la JCA determinó que el Agremax era un desperdicio y lo prohibió. 

Señaló que en 2013 la Junta comenzó a recibir querellas de ciudadanos sobre el uso de cenizas como material agregado de construcción. Incluso, resaltó que la JCA emitió multas, pero no pudo proveer al momento los datos.

Sostuvo que no tenía información sobre los lugares en los que se depositó Agremax, pero dijo que requerirá los datos y, una vez los tenga, los hará públicos.

“Hay de ese material en diferentes áreas de la Isla”, reconoció el funcionario a preguntas de la senadora independentista, María de Lourdes Santiago, quien la pasada semana fue arrestada junto a decenas de manifestantes opuestos a que se sigan depositando cenizas de la planta AES en el vertedero de Peñuelas.

“Que a la JCA le tome una década darse cuenta de que le están tomando el pelo, no es un asunto liviano”, indicó Santiago.

En cuanto a la disposición actual de cenizas de la planta AES, Ortiz dijo que “lo más responsable” es volver a la reglamentación vigente en 1994 y sacar las cenizas del País. “Esa sería la mejor opción”, indicó a preguntas del presidente del Senado, Eduardo Bhatia. No obstante, sostuvo que “hay que atender la montaña” de cenizas acumuladas de la planta AES en Guayama, que yace a la intemperie y que representa una amenaza a la salud. 

El directivo de la JCA indicó asimismo, que en estos momentos, la agencia no tiene razones para cancelarle el permiso a AES. 

Agregó que actualmente, tres vertederos industriales con capacidad de relleno sanitario tienen permiso para depositar cenizas. Estos son el de Humacao y dos en Peñuelas: el que opera E. C.Waste y el Eco Systems, que obtuvo el permiso este año, pero no está en operaciones. Sin embargo, Ortiz admitió que luego de querellas de residentes de la comunidad Tallaboa en 2014, la empresa fue multada porque estaba disponiendo de cenizas de forma ilegal.

Regresa a la portada