Cargos federales al pastor lascivo

02/12/2013 |
Las nuevas acusaciones son por transportar a sus alegadas víctimas entre el templo, su casa y las residencias de los jóvenes.
Nelson Santiago Colón es acusado de agresión sexual, actos lascivos y maltrato de menores. (Archivo)  

Santa Isabel. A casi un mes de que se le radicaran cargos de agresión sexual y actos lascivos contra menores a nivel estatal, el pastor Nelson Santiago Colón fue arrestado por las autoridades federales por presuntamente transportar menores con la intención de cometer crímenes de índole sexual.

El anuncio fue hecho por Rosa Emilia Rodríguez, jefa de la Fiscalía Federal en la Isla, quien destacó que el hombre de 47 años fue detenido por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Según se desprende de los primeros dos cargos, se le imputa al pastor llevar a dos varones de 14 y 12 años desde la Iglesia Cristiana Peniel hasta su casa, en Ponce, con la intención de cometer actos de agresión sexual y actos lascivos.

En el tercer cargo se le acusa de transportar a un menor de 14 años desde la casa del pastor a la casa del menor con la intención de cometer actos lascivos. No está claro si esta alegada víctima es el mismo menor mencionado en los primeros dos cargos.

Ayer, en la comunidad Felicia, donde ubica la Iglesia Cristiana Peniel, la noticia tomó por sorpresa a muchos. Julia Benítez y Jaime Rosado, vecinos cercanos del templo, quedaron atónitos cuando se enteraron a través de Primera Hora de que el pastor había sido arrestado por los federales.

“Él siempre se portó bien con nosotros y se veía buena persona”, dijo la mujer.

Su esposo mencionó que lamentan mucho lo sucedido por los jóvenes que alegan ser víctimas y que situaciones como esta se den dentro del lugar donde se va a aprender sobre Dios.

Asimismo, dijeron que recuerdan haberlo visto por primera vez hace poco más de un año y la mayoría de los feligreses no eran de la comunidad.

Indicaron que, aunque no son feligreses de la iglesia vecina, saben que desde la salida de Santiago Colón, otro pastor tomó su lugar y todo transcurre con normalidad.

Según la pesquisa federal, luego que el individuo fuera acusado de 10 cargos de agresión sexual, 10 de actos lascivos y 18 de maltrato de menores en la esfera local, las autoridades comenzaron a investigar a las presuntas víctimas.

Por los delitos, se le fijó una fianza de $110,000, que prestó permaneciendo bajo supervisión electrónica las 24 horas.

“Este es un caso bandera que demuestra la excelente cooperación que existe entre las autoridades locales y las federales en Puerto Rico”, dijo Rodríguez en declaraciones escritas.

“Si situaciones como esta ocurren, la Oficina del Fiscal Federal no va a titubear en trabajar con las autoridades locales para maximizar nuestros recursos y llevar ante la justicia a aquellos que piensan que pueden afectar a nuestros niños con impunidad”, expresó la fiscal federal. 

“Cualquiera que se enfoca en niños para explotarlos sexualmente debe considerarse un blanco de HSI (Departamento de Seguridad Interna, por sus siglas en inglés) y nuestros socios en ley y orden”, dijo, por su parte, Ángel Meléndez, agente especial a cargo de HSI en San Juan.

“HSI utiliza agresivamente su autoridad investigativa para proteger comunidades de aquellos que buscan los niños para explotarlos sexualmente para su gratificación perversa”, destacó el agente.

Indicó, además, que las agencias tienen la obligación de proteger a los más vulnerables en la sociedad, aquellos que no se pueden defender, sostuvo Meléndez refiriéndose a menores de edad.

De resultar convicto, el pastor enfrenta una pena carcelaria de entre 10 años mínimos y toda una vida tras las rejas.