Confesó cómo le quitó la vida a Carmela

10/31/2012 |
Anoche, Rosario Morales sería transportado al Tribunal de Bayamón, donde le presentarían los cargos de violación y homicidio. No emitió comentarios a la prensa al ser sacado del Cuartel General de la Policía en San Juan. (juan.alicea@gfrmedia.com)  
Ella realizaba su trabajo y él tenía un plan maquiavélico.

Ella realizaba su trabajo y él tenía un plan maquiavélico.

Julio Rosario Morales, de 46 años, será procesado judicialmente por la violación y el asesinato de la vendedora de seguros Carmela Lymarie Rosado Rueda, de 34 años, reportada desaparecida desde el martes de la semana pasada.

El superintendente asociado de la Policía, José Luis Rivera, confirmó ayer que el hombre confesó el crimen y llevó a los investigadores de homicidios hasta el lugar en el que depositó el cadáver.

Anoche, Rosario Morales sería transportado al Tribunal de Bayamón, donde le presentarían los cargos de violación y homicidio. No emitió comentarios a la prensa al ser sacado del Cuartel General de la Policía en San Juan.

El cuerpo de Rosado Rueda, quien era residente en la urbanización Campo Alegre, de Bayamón, fue encontrado en un paraje del barrio Dajaos del mismo municipio.

Hasta allí los condujo Rosario Morales, un conserje en el Departamento de Vivienda del Municipio de Bayamón, quien confesó el crimen durante un intenso interrogatorio en el Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón. Peritos del Instituto de Ciencias Forenses (ICF) se hicieron cargo del cadáver.

La víctima y el agresor se habían conocido en el lugar de trabajo de él. Ella mostraba casas a potenciales clientes a través de una compañía de bienes raíces.

“Él la había citado en horas de la mañana del 23 de octubre (a su casa en Sierra Linda). Una vez ella llegó allí, después de haber hablado del asunto del seguro, el individuo tomó la determinación de violarla y quitarle la vida. Posteriormente, la saca de su residencia, la deja en un área abandonada y hoy (ayer) en la mañana llevó a los agentes de Bayamón directamente a donde había abandonado el cuerpo” , explicó Rivera en una rueda de prensa en el Cuartel General de la Policía.

El pasado viernes por la mañana, una vecina de la desaparecida se le acercó a un policía municipal de Bayamón para indicarle que había observado su auto Hyundai Génesis color negro, modelo del 2010, con la tablilla HSS-048, estacionado en El Cantón Mall.

El automóvil fue sometido por los investigadores del Instituto de Ciencias Forenses a un minucioso análisis para levantar huellas y muestras de ADN.

El hombre había sido interrogado el lunes pasado después que agentes del CIC recibieron varias llamadas que lo señalaban como la persona cuyas imágenes fueron captadas por las cámaras de seguridad de El Cantón Mall, mientras abandonaba el automóvil de Rosado Rueda, el 23 de octubre.

Estuvo preso por violación

El asesino confeso fue convicto en el año 1987 por violar a una mujer y cumplió una pena de 14 años, quedando libre en el 2001. Estaba en el Registro de Ofensores Sexuales.

“El móvil fue violarla (a Rosado Rueda). Como han dicho algunas teorías, estos individuos nunca se curan del todo. Y determinó violarla y asesinarla. Eso fue lo que hizo”, indicó Rivera.

El superintendente asociado no quiso opinar si Rosario Morales podía trabajar en el Municipio de Bayamón estando en la lista de ofensores sexuales, pero hizo alusión al elemento de la rehabilitación y que este había cumplido la sentencia impuesta.

Javier Colón Dávila colaboró con esta historia.