Cuestionan ayuda emocional a policías

Por Osman Pérez Méndez / [email protected] 09/09/2018 |11:45 p.m.
El sábado, un incidente de violencia de género entre dos agentes cobró la vida de ambos. (Archivo)  
Procuradora de las Mujeres pide explicaciones ante incidentes de violencia que involucran a miembros de la Uniformada.

En menos de 24 horas, la Policía de Puerto Rico se ha visto involucrada en dos sucesos de violencia de género, mientras que las herramientas para que los agentes puedan manejar situaciones emocionales y eviten estas circunstancias parecen estar en suspenso.

El sábado, un incidente de violencia de género entre dos agentes cobró la vida de ambos.

El asesinato-suicidio, como se investiga el suceso, ocurrió en Quebradillas cuando luego de una discusión el agente Jonathan Vargas Semidey, de 33 años, habría matado a tiros a la también agente Frances Pagán Resto, de 31 años. Posteriormente, Vargas Semidey se suicidó.

No obstante, apenas horas después de la tragedia en Quebradillas, otro agente fue arrestado en Las Piedras ayer, luego que se reportara un alegado incidente de violencia de género.

Según el reporte de los hechos, la pareja del agente Eric Velázquez Ramos, de 39 años y miembro de la unidad de Operaciones Conjuntas del Área de San Juan, alegó que la había amenazado de muerte, además de romper objetos y enseres y lanzar alimentos al suelo, en presencia de un menor de edad.

El caso, sin embargo, fue llevado ayer ante un juez para la posible radicación de cargos, pero no se halló causa para arresto contra el agente.

Para mediados de mayo, había 71 policías desarmados por casos de violencia de género en el Negociado de la Policía.

Primera Hora requirió la actualización de ese número, pero no fue provisto de inmediato.

Asegura que reciben talleres, pero la OPM cuestiona

El comisionado del Negociado de la Policía, Henry Escalera, expresó ayer su pesar por la pérdida de los agentes en Quebradillas y aseguró que en la Uniformada existen mecanismos para atender las situaciones de crisis emocionales que puedan sufrir los agentes.

“El Negociado de la Policía de Puerto Rico, mediante la oficina de sicología, realiza talleres a los miembros de la Uniformada con el propósito de manejar correctamente cualquier situación de crisis emocional”, dijo.

La procuradora de las mujeres, Lersy Boria, por su parte, indicó a Primera Hora estar “sumamente preocupada” por los acontecimientos que involucran a agentes del orden público a sus parejas y exigió al Departamento de Seguridad Pública y a la Policía de Puerto Rico “que actúen de inmediato y que tomen medidas de prevención para evitar más tragedias”. 

Recordó que en julio pasado hizo un requerimiento de información a la Uniformada en cuanto al protocolo que se está llevando a cabo en este tipo de casos, “pero el mismo no ha sido entregado en su totalidad. La falta de respuesta es preocupante”.

“Ante la ola de feminicidios recientes, me reuní con el Comisionado de la Policía, Henry Escalera y la Directora de la División de Violencia Doméstica de la Policía, Aymée Alvarado, para poner los recursos de la OPM a su disposición y éstos se comprometieron a dar atención particular a esta situación, pero ni los recursos han sido solicitados ni hemos visto acción al respecto. Mientras tanto, siguen matando mujeres y no podemos esperar más”, denunció Boria. 

La titular cuestionó cuáles son las medidas que toma la Policía para fortalecer la salud mental y emocional de los agentes. “Las mismas no han sido explicadas durante las reuniones que hemos tenido. Nos preocupa grandemente que estas necesidades no estén siendo atendidas como corresponde y que no se les esté dando el seguimiento necesario a los indicadores que levantan alerta sobre posibles conductas de violencia de género”.

Atienden a familiares afectados

Escalera informó que la Policía está atendiendo y ofreciendo apoyo a la familia de los agentes muertos en la tragedia de Quebradillas.

“En la Policía tenemos un protocolo que se activa en momentos como este, a través del Negociado de Relaciones con la Comunidad, en conjunto con la oficina de Capellanes y de Sicología, para brindar apoyo a los familiares cercanos de los agentes”, aseguró Escalera.

Demasiados casos reportados

9 de septiembre de 2018

Lugar: Barrio Montones 2, Las Piedras

El agente Erick Velázquez Ramos, de la División de Operaciones Conjuntas de San Juan, fue arrestado luego de que, presuntamente, amenazó a su pareja e intimidó diciendo que la iba a matar junto a su suegro. También, supuestamente, rompió enseres y lanzó alimentos al suelo.

8 de septiembre de 2018

Lugar: Barrio Los Cocos, Quebradillas

El agente Jonathan Vargas Semidey (33) mató a su pareja, la también policía Francés Pagán Resto (31), y luego se suicidó. La pareja, que tuvo un hijo, se había reconciliado recientemente. Vargas Semidey trabajaba en Arecibo, aunque estaba adscrito -al igual que Pagán Resto- en Patrullas de Carreteras de Vega Baja. Sin embargo, luego de que la mujer informara de la ruptura, él te fue enviado a Arecibo como medida cautelar.

22 de julio de 2018

Lugar: Barrio Coco, Salinas

El sargento  Edgardo Rentas Pérez, del área policíaca de Guayama fue detenido por protagonizar un incidente de violencia de género.

Según se había informado, el sargento llegó a la residencia de un agente del Negociado de Drogas y Narcóticos donde pernoctaba su expareja consensual, también adscrita a la Policía, y comenzó a gritarle que saliera de la residencia que sabía que ella estaba adentro.

El agente optó por llamar al cuartel para que interviniera con el sargento.

El caso no fue dado a conocer por la Oficina de Prensa de la Policía del área de Guayama.

La jueza Iraida Rodríguez, del Tribunal de Guayama, luego emitió una determinación de no causa para arresto contra Rentas Pérez.

3 de julio de 2018

Lugar: Barrio La Haya, Lajas

El teniente Carlos Cruz Martínez, de 52 años, asesinó de al menos ocho disparos en el rostro y el abdomen a su pareja consensual, Milagros I. Ortiz Alvarado, de 40 años, en su residencia del sector Tito Alvarado del barrio La Haya en Lajas y luego se privó de la vida con su arma de reglamento. La pareja mantuvo una relación intermitente durante 11 años.

Cruz Martínez trabajaba como comandante interino en el cuartel de Añasco, de donde era oriundo, y llevaba 32 años en la Uniformada.

5 de marzo de 2017

Lugar: Barrio Guavate, Cayey

El agente Carlos A. Rivera Oquendo, adscrito a la División de Licencias de Armas de Fuego, fue acusado por maltrato a menores, infracción a la Ley 54 de Violencia Doméstica y violación a la Ley de Armas. Según la investigación, el agente sostuvo una discusión con su esposa y con su arma de fuego disparó en varias ocasiones hacia el cristal frontal dentro del vehículo en el que transitaban.

Al llegar a su residencia en Naranjito, la perjudicada le dio conocimiento de lo sucedido al supervisor del agente, quien lo puso bajo arresto y le ocupó el arma de reglamento.

El vehículo, en el que viajaban dos menores, su hija de 13 años y su amigo de 15 años, fue ocupado para investigación.

El agente quedó en libertado bajo supervisión electrónica con un grillete. 

20 agosto de 2017

Lugar: Bayamón

El agente William Rodríguez Ortiz fue arrestado por cargos de violación a la Ley 54, que incluyen maltrato sicológico, agresión física y sexual, y por un cargo de violación al Artículo 5.05 de la Ley de Armas.

De acuerdo a la pesquisa, Rodríguez Ortiz discutió con su pareja, la empujó, la golpeó en la cabeza con un rotén, la tiró en la cama y la agredió sexualmente, entre otros actos.

*Para mediados de mayo había 71 policías desarmados por casos de violencia de género en el Negociado de la Policía.

Regresa a la portada