Culpable Denissa en caso de prostitución

11/29/2012 |04:21 p.m.
La jueza Eloína Torres Cancel, del Tribunal de San Juan, encontró culpable esta tarde a la bailarina exótica Denisa, cuyo nombre de pila es Ivonne Lopp, por un cargo de prostitución. (vanessa.serra@gfrmedia.com)  
La jueza Eloína Torres Cancel, del Tribunal de San Juan, encontró culpable esta tarde a la bailarina exótica Denissa, cuyo nombre de pila es Ivonne Lopp, por un cargo de prostitución.

Aturdida, la vedette Ivonne Denisse Lopp Ramírez abandonó la tarde del jueves el Tribunal de San Juan, luego que la jueza Eloína Torres Cancel la encontró culpable de un cargo de prostitución.

La lectura de sentencia se celebrará mañana, viernes.

La bailarina exótica, conocida en el ambiente artístico como Denissa, se expone a una multa de $500 o una pena de cárcel de hasta 90 días.

“Me siento horrible... Soy inocente”, musitó la mujer casi al borde del llanto.

También se mostró confundida en torno al rumbo que seguirá su vida después de este traspié.

“No sé que voy a hacer”, comentó antes de abandonar el tribunal.

El licenciado Edgardo Rivera no descartó acudir al Tribunal de Apelaciones para recurrir la determinación que calificó de sorpresiva.

“Estamos sorprendidos, sumamente sorprendidos. Ustedes escucharon la prueba. El agente dice que (el arresto) fue el 15 y la denuncia dice que fue el 17”, indicó el letrado sobre una de las incongruencias que surgieron en el testimonio del agente Harry Rodríguez.

El fiscal Miguel Alameda Ramírez se mostró satisfecho con la determinación. Apuntó que el error de fecha contenido en la denuncia y en el informe sobre el arresto que preparó Rodríguez se aclaró con las declaraciones en sala del propio agente.

Previamente, el ministerio público, representado por Alameda Ramírez, sentó un solo testigo a declarar durante el juicio, que tomó unas tres horas, pero que se extendió casi todo el día debido a los otros asuntos que atendió la jueza Torres Cancel en su sala y otra sala contigua.

El agente Rodríguez declaró que la noche del 15 de agosto, a eso de las 11:00 pm., llegó junto a un compañero al negocio de bailarinas exóticas Lips, en Hato Rey, en compañía de otro agente como parte de un operativo para identificar delitos sexuales.


La acción de la Policía respondía a confidencias anónimas.

A 20 minutos de arribo y de comprar una cerveza, recibió un “ofrecimiento” de una bailarina que se encontraba en la pista. Unos 40 minutos después, recibió un acercamiento de Denissa.

 “Podemos pasar a un cuarto y ayudo a masturbarte por $150”, indicó el agente, que contaba con $60 del Estado para el operativo.

“Seguimos hablando y como no ve mucho interés, me hace un segundo ofrecimiento”, agregó.

En esa segunda oferta, según Rodríguez, Denissa le habló al oído para ofrecerle sexo a cambio de $250. Este ofrecimiento alegadamente incluía una botella de champagne.

En ese momento, se acercó a su compañero para pedirle que llamara a los compañeros que se encontraban en el exterior del lugar para proceder con los arrestos.

En su contrainterrogatorio, el licenciado Rivera insistió en algunas incongruencias entre la versión que el agente ofreció en la vista para encontrar causa para el arresto de la vedette y su declaración en corte abierta hoy.

En la vista para arresto, el agente indicó que el volumen de la música estaba bajito por lo que no tuvo que acercarse a la mujer para escucharla. Hoy, declaró que la música estaba alta y que Denissa le habló al oído.

Reiteró, también, el asunto de la fecha del arresto, que la denuncia establece que se realizó el 17 de agosto, pero que en su testimonio de hoy el agente indicó que se realizó el 15, para luego aclarar que en realidad se llevó a cabo la madrugada del 16.

Rivera cuestionó la forma en que se realizó el arresto. El agente Rodríguez era quien tenía conocimiento del delito, pero fueron otros agentes -quienes no presenciaron los hechos- quienes arrestaron a la mujer.

Además, realizó múltiples preguntas sobre la decisión del agente de no indagar detalles sobre la oferta de sexo, una acción que llevó a la jueza Torres Cancel a leer la definición del delito de prostitución cuando el abogado solicitó una reconsideración de su fallo.

“Toda persona que sostenga, acepte, ofrezca o solicite sostener relaciones sexuales con otra persona por dinero o estipendio”, leyó la jueza.

Tags

Glenn Santana