Declara trabajadora social del caso de niño Edgardo Edriel

Por Javier Colón Dávila / javier.colon@gfrmedia.com, Por Mariana Cobián 03/21/2013 | 07:24 p.m.
Dijo que los menores no tenían plan médico, no recibían tratamiento de salud ni tenían las vacunas al día.
A Luzdianne González Nieves se le imputa el asesinato en primer grado de su hijo Edgardo Edriel González bajo la modalidad de maltrato de menores.  

La trabajadora social a cargo del caso de los hijos de Luzdianne González Nieves declaró esta tarde que los menores no tenían plan médico, no recibían tratamiento de salud ni tenían las vacunas al día.

Heidy Salgado testificó en la vista preliminar contra la mujer de 25 años, a quien se le imputa el asesinato en primer grado de su hijo Edgardo Edriel González bajo la modalidad de maltrato de menores y otros cuatro cargos por maltrato de menores por negligencia contra sus cuatro hijos, en la sala del juez Enrique Silva Avilés, del Tribunal de San Juan.

A preguntas de las fiscales Vanessa Méndez y Germaine Báez, la funcionaria del Departamento de la Familia relató que se le asignó el caso el 12 de diciembre de 2011, poco después de la muerte de Edgardito por desnutrición severa el 20 de noviembre de ese año, cuando tenía cuatro años y apenas pesaba 14 libras.

Indicó que el 14 de diciembre trató de entrevistar a González Nieves, pero estaba "incómoda, ansiosa" y la refirió a recibir ayuda de salud mental. Pero el día antes, la madre de la hoy imputada y abuela materna de los pequeños, Nereida González, habló con ella el día antes y le dijo que apenas tenía contacto con sus nietos. Que sí veía a su nieta mayor, que hoy tiene ocho años, y ella le decía que su mamá no le daba de comer, que ella le daba comida a sus hermanitos, Edgardito, de cuatro años, y a los otros de dos y tres años, respectivamente.

Salgado sí le preguntó a González Nieves que le entregara las tarjetas de Seguro Social y de plan médico de sus hijos, pero dijo que los había entregado a otro personal de la agencia, cuando no era cierto. Al corroborar, no tenían plan médico activo y uno de los menores no estaba registrado en el Seguro Social.

González Nieves le dijo que le habían puesto las vacunas a sus hijos en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Puerto Nuevo, pero al corroborar, solamente la niña mayor estaba vacunada.

La hoy imputada le dijo que Edgardito fue producto de una violación por parte de su expareja cuando vivían juntos en Estados Unidos, y que la única condición de salud que tenía era que nació de cinco meses de gestación, tenía problemas respiratorios y vomitaba la comida. Alegó que recibía tratamiento en una clínica y que lo llevaba a la sala de emergencias del Hospital Pavía, pero al corroborar en esos lugares, solamente lo había llevado una vez a cada una de esas instituciones, y al hospital lo llevó el día que falleció.

Salgado destacó que González Nieves no cumplió con el plan de servicios porque resultó positivo a marihuana en una de las pruebas toxicológicas y no aprobó los talleres de padres, entre otras.

"Ya el 14 de agosto de 2012 llegó el informe forense que estableció que Edgardo falleció por desnutrición. Se procedió a privar de la custodia y de la patria potestad a la mamá", señaló Salgado.

Los tres menores están en un hogar y al entrevistar a la niña de ocho años, destacó que allí "estaba alegre porque no tiene que cuidar a sus hermanos... se sentía bien porque no se quedaba sola y había gente pendiente a ella y a sus hermanos, que tiene un cuarto para ella aparte, que ahora sí va a la escuela, que estaba aprendiendo y comiendo mucho". Indicó que al investigar la escuela a la que iba antes, le notificaron que su ausentismo era "craso".

Durante el contrainterrogatorio de los abogados Carlos Rossy y Miriam Ortiz, de la Sociedad para la Asistencia Legal (SAL), Salgado reconoció que Edgardo Edriel tenía expediente médico en el Hospital Municipal de San Juan, en el Hospital Pediátrico y en una clínica.

También dijo que el plan de servicio comenzó en marzo de 2012 y lo dejó una vez fiscalía recibió el protocolo de autopsia del menor, que reveló que falleció por desnutrición severa. Agregó que González Nieves nunca le dijo si Edgardito padecía de alguna condición como retraso neurológico severo.

La vista preliminar, en la que ya testificó la hermana de ocho años y dijo que Edgardito dormía en la bañera, continúa el 3 de abril.