Defensa de 787 busca acuerdo por muertes frente a residencial El Prado

Por Cynthia Lopez Cabán / cynthia.lopez@gfrmedia.com 03/12/2013 |03:10 p.m.
Jonathan Soto Bonilla enfrenta seis cargos de homicidio negligente, dos cargos de lesión negligente y tres infracciones a los artículos de la Ley de Tránsito. (juan.martínez@GFRMedia.com)  
El licenciado Federico López reiteró el arrepentimiento de su cliente.

La defensa de Jonathan Soto Bonilla, quien confesó a las autoridades que provocó el accidente mortal frente al residencial público El Prado en Río Piedras, donde murieron dos adultos y cuatro menores, y el ministerio público iniciaron conversaciones esta mañana para buscar un acuerdo en el caso.

Hoy, el abogado de oficio Federico López informó a la jueza Elizabeth Linares Santiago, del Tribunal de San Juan, que “estamos buscando la posibilidad de acuerdo y vamos a renunciar a los términos desde hoy”.

Las Reglas de Procedimiento Criminal establecen que la vista preliminar de una persona que se encuentra detenida debe realizarse en 30 días. De lo contrario, un juez o jueza puede ordenar la desestimación del caso a petición de la defensa.

Ante este escenario, la jueza Linares Santiago fijó una vista sobre el estado de los procedimientos para el 19 de marzo. Ese día López y la fiscal Jimara Gabriel Maisonet deben informar si alcanzaron un acuerdo que llevaría al hombre, de 22 años, a hacer una alegación de culpabilidad y enfrentar una pena de cárcel.

 Soto Bonilla, conocido por el alias “787”, enfrenta seis cargos de homicidio negligente, dos cargos de lesión negligente, tres infracciones a los artículos de la Ley de Tránsito por provocar un accidente, abandonar la escena, conducir sin licencia y por la posesión de un vehículo hurtado.

En el accidente fallecieron Laura Vivas Rodríguez, de 73 años; su nieta Raiza Calderón García, de 21 años; y sus biznietos Laura Montalvo Calderón, de 3 años; Anthony Saldaña García, de 6; Génesis Saldaña García, de 9, y Amanda Calderón, de 10 meses de nacida.

Actualmente Soto Bonilla se encuentra preso en la cárcel de Bayamón tras no poder pagar una fianza de $1.6 millones.

Otros casos pendientes

El 19 de marzo también debe iniciar otra vista preliminar por cargos de violación a la Ley 54 de Violencia Doméstica, infracciones a la Ley de Armas y otro cargo relacionado a un vehículo hurtado. Estos cargos se radicaron en ausencia el 13 de julio del 2010.

Anterior a estos procedimientos, Soto Bonilla, quien fue extraditado desde Nueva York para enfrentar los cargos relacionados a la tragedia de El Prado, tendrá que comparecer ante el juez Enrique Silva Avilés el 15 de marzo para enfrentar acusaciones por un doble asesinato ocurrido el 12 de agosto de 2012 en el residencial público Nemesion Canales en Hato Rey.

Esa vista preliminar se sigue contra Soto Bonilla y otros 11 hombres por cargos de asesinato, secuestro, conspiración y violación a la Ley de Armas.

Acepta el perdón

 A su salida de la sala 908, el padre de los dos niños que murieron en el accidente frente a El Prado, Rafael Saldaña, describió la acción de Soto Bonilla de pedir perdón como un acto de valentía.

“Es la primera vez que lo veía. Con la mirada le transmití el mensaje. Va a llegar el mensaje a otros que tienen sus hijos. Yo entiendo que Puerto Rico necesita un cese y desista ya de los 'valientes' que supuestamente están apoderándose de las calles y el mensaje va a llegar”, afirmó el padre de Anthony y Génesis.

 “Entiendo que (el proceso) está corriendo como es... Yo entiendo que es una acto de valentía (el pedir perdón)”, agregó.

El licenciado López, por su parte, reiteró el arrepentimiento de su cliente.

“Hay unas expresiones que se hicieron cuando fue arrestado. El joven ciertamente está bien arrepentido de lo que sucedió. No hay nada que él pueda decir en este momento que vaya a reparar el daño que se ocasionó y las vidas que se perdieron. Pero yo creo que es un paso bien importante y la noticia debe ser que el muchacho está bien arrepentido y que está tomando los pasos para asumir responsabilidad”, indicó.

Apuntó también que la fiscal Gabriel Maisonet debe reunirse ahora con el secretario de Justicia, Luis Sánchez Betances, quien debe aprobar el acuerdo.

Soto Bonilla no cualifica para una sentencia suspendida. La pena por un cargo de homicidio negligente oscila entre tres a ocho años de cárcel.

Sobre los otros casos que pesan contra su cliente, López indicó que son casos independientes que todavía no ha evaluado, pero no descartó que realice una negociación que los comprenda a todos.

“Que pueda asumir una responsabilidad en este caso, no significa que lo va a hacer en otros casos. Yo tengo que evaluar la prueba en los demás casos y entrevistarme con él para poder tomar esa decisión”, apuntó el letrado.