Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Delibera el jurado en caso del asesinato del niño Dylan Díaz Salgado

Por Cynthia Lopez Cabán / [email protected] 04/04/2014 |03:42 p.m.
En sus argumentaciones finales, el fiscal Wilson González Antongiorgi postuló que Serrano Chang golpeó mortalmente a Dylan para liberar el coraje que sintió cuando su exnovia y mamá del menor descubrió sus alegadas "preferencias sexuales". ([email protected])  
Christian Serrano Chang está acusado por el crimen contra el hijo de su exnovia.

Arecibo - Luego de escuchar las argumentaciones finales del Ministerio Público y de la defensa en el juicio que se sigue contra Christian Serrano Chang por el asesinato del niño Dylan Díaz Salgado, el jurado se retiró a deliberar esta tarde.

El primer turno le correspondió al fiscal Wilson González Antongiorgi, quien en una argumentación salpicada de referencias a Dios, postuló esta mañana que Serrano Chang golpeó mortalmente a Dylan para liberar el coraje que sintió cuando su exnovia y mamá del menor, Rayma Salgado Torres, descubrió sus alegadas "preferencias sexuales".

Hablando duro y dirigiéndose a algunos miembros del jurado por su primer nombre, González Antongiorgi empezó su alocución atacando la cobertura de la prensa "porque no recoge la realidad y podría crear confusión".

Luego, dedicó la mayor parte de su primer turno, que se extendió una hora y veinte minutos, a defender los testimonios de la madre de Dylan, quien declaró en contra de su expareja tras recibir un acuerdo de inmunidad parcial, y el de la hermana mayor de la víctima, Naila Salgado, de 5 años.

Esta semana, la niña ofreció un testimonio contradictorio. La pequeña, por un lado, señaló que el acusado golpeó a su hermano duro en el pecho y la espalda el día de su muerte. Pero, por otro lado, respondió que ensayó sus respuestas con el fiscal González Antongiorgi y que este le indicó qué decir en sala.

Hoy, el fiscal de Distrito aseguró que solo repasó la declaración jurada con la menor, una acción que los fiscales hacen rutinariamente con sus testigos.

"Naila ofreció una declaración verdadera, cierta y no ha sido manipulada", afirmó el fiscal.

Además, precisó que alcanzó un acuerdo con Salgado Torres "para fortalecer el caso", pero reconoció que ambos acusados "son responsables de la muerte de Dylan".

Justificó el acuerdo que ofreció a la mujer de 29 años, porque la necesitaba como testigo para llegar a la persona que mató y golpeó al menor.

A cambio de la declaración de Salgado Torres, el Ministerio Público se comprometió a rebajar el cargo de asesinato que encara la mujer, por un cargo de homicidio con una recomendación de una pena 15 años de cárcel.

Sin embargo, el fiscal dijo hoy en su argumentación final ante la jueza Iris Reyes Maldonado, del Tribunal de Arecibo, señaló que la mujer podría cumplir su condena bajo el privilegio de sentencia suspendida.

"Advertido de su situación golpea al nene y lo deja en el cuarto de Naila", aseguró el fiscal sobre las fotografías que Salgado Torres encontró en el celular de Serrano Chang y que incluían una foto de un travesti.

"Era una persona que había sido descubierta que tenía una doble vida homosexual y bisexual", agregó en otro momento.

Como parte de su estrategia, González Antongiorgi, quien representa al Ministerio Público junto al fiscal José Alberto Acevedo Acevedo, trató de anticipar los argumentos que la defensa presentaría en su alocución final y aseguró al jurado que lanzarían "bolas de humo" para confundirlos.

Esas bolas de humo, según el fiscal, incluían minar la credibilidad de Salgado Torres y enfatizar en el testimonio de la enfermera graduada Melissa Álvarez, quien declaró que la mamá de Dylan se mostró indiferente ante la muerte de su hijo.

Álvarez también testificó que observó la marca de una chancla en su espalda, pero el fiscal González Antongiorgi aseguró que esta declaración se trató de una mentira puesto que la marca no se observó en las fotografías que se tomaron al menor unas tres horas después de su muerte.

Esa noche, según la enfermera, Salgado Torres, llevaba chanclas.

"Dios los ayude, los ilumine... En el nombre de Cristo doy por sometido este caso ante ustedes", concluyó el fiscal al pedir un veredicto de culpabilidad en este caso.

En su turno, el licenciado Goodwin Aldarondo Jiménez atacó la credibilidad de la hermana mayor de Dylan.

"Al equipo de la defensa nos indigna que un fiscal tan experimentado, apoya y basa su caso en el testimonio de una niña de 5 años que es fácil de manipular", afirmó.

Luego repasó las contradicciones en el testimonio de la niña, quien aseguró fue "engrasada" por el fiscal para responder sus preguntas.

Recordó que al inicio de su testimonio, la niña tuvo dificultades para indicarle su nombre a la jueza Reyes Maldonado. También tuvo problemas para decir su edad.

Cuestionó que la niña hablara sobre la muerte de su hermano como un juego y sin expresar temor o tristeza. Apuntó también que la niña lanzó besos al acusado cuando lo identificó en sala y trató de caminar hacia él. Luego, preguntó si podía irse con él.

"¿Es ese el comportamiento de una niña que ha presenciado maltrato?", apuntó el abogado defensor.

Sentado al lado de sus otros abogados, Javier Santiago Santos y Harry Olivero Llorens, Serrano Chang se mantuvo mirando al suelo y de vez en cuando miraba de reojo al jurado.

La defensa también enfiló los cañones hacia Salgado Torres y recordó que la mujer tenía una querella pendiente ante el Departamento de la Familia por no procurar atención médica para Dylan luego que sufrió una caída.

Insistió en las diversas versiones de los hechos que la coacusada, que enfrentará juicio por separado, ofreció a las autoridades.

Salgado Torres le dijo a una vecina que el niño sufrió un bajón de azúcar, mientras a otras personas les indicó que se había ahogado con un pedazo de pollo. Sin embargo, a la doctora que lo atendió en un hospital de Manatí indicó que estaba de espalda cuando el pequeño colapsó sobre la mesa de la cocina.

"¿Vieron alguna mesa en las fotos?", preguntó el abogado al jurado.

Luego machacó que no fue hasta que recibió inmunidad parcial, que la mujer implicó a su exnovio en la muerte de su vástago.

"En ninguna de las versiones dice que vio a Christian darle golpes a Dylan", insistió el abogado defensor.

También apuntó a la falta de reacción de Salgado Torres al momento de morir su hijo y al ofrecer su testimonio en corte abierta.

No botó ni una lágrima en ninguno de los casos, observó Aldarondo Jiménez.

Argumentó también que fue Salgado Torres quien golpeó al niño para desquitarse por el coraje que sentía contra Serrano Chang.