Dolidos por el vil asesinato de placero- Ve vídeo

10/04/2012 |
Jorge Félix Martínez Camacho fue ultimado ayer frente a su residencia en la urbanización Villa Real, en Vega Baja. (GFR Media / Omar Merced)  
El alcalde pidió ayuda a la ciudadanía para que el crimen no quede impune.

“¡Ay, mi hijo, mi hijo! ¿Por qué, por qué?”, se le escuchó gritar a la madre de Jorge Félix Martínez Camacho al salir de su casa y encontrarse con el cuerpo sin vida del comerciante, que fue asesinado frente a su vivienda ayer en la mañana.

Los vecinos no salían de su asombro al enterarse de que Martínez Camacho había sido baleado frente a su casa, ubicada en la urbanización Villa Real, en Vega Baja, cuando este se disponía salir a trabajar.

“Yo no entiendo cómo pasan cosas así. Él era una buena persona, no bregaba con nada ilegal. Era un pan de Dios”, manifestó Edgardo del Valle, un joven vecino del occiso.

Según el relato de algunos vecinos, a eso de las 6:00 de la mañana de ayer se escucharon varias detonaciones frente a la casa de Martínez Camacho, aparentemente originadas desde un auto en marcha.

“A esa hora, mi hijo estaba en el balcón cuando escuchó los tiros y se tiró al piso. Yo estaba adentro de la casa y me asusté muchísimo porque sonaron bien duros”, recordó una de las vecinas que no quiso ser identificada.

“Nos asomamos y la hermana salió gritando y pidiendo ayuda. La mamá estaba histérica y decía: ‘¿Por qué a mi hijo, por qué?’”, relató la dama.

Mientras tanto, en la plaza del mercado Héctor Joy Santiago, del mismo pueblo, el local A-25 que operaba Martínez Camacho permanecía cerrado. La gente pasaba curiosa, y los que lo conocían se lamentaban frente al establecimiento de verduras.

“Yo siempre venía aquí a comprar y me pasaba bromeando con él; era bien llevadero. Relajábamos y eso, pero él era una persona bien respetuosa. De verdad que es una pena que dos o tres bandidos acaben con la vida de una persona como era él”, lamentó José García González, uno de tantos clientes que Martínez Camacho atendía diariamente en su negocio.

Su tío Osvaldo Camacho Alicea, quien también tiene un puesto de viandas en la plaza del mercado, trataba de disimular su tristeza mientras atendía a sus clientes y contestaba nuestras preguntas. Él tampoco se podía explicar la razón del crimen.

“Mi sobrino no tenía problemas con nadie. Si preguntas por aquí, nadie va a decir nada malo de él. Era un hombre muy bueno con su madre, con su hermana, con todos”, manifestó.

Según contó, Martínez Camacho había comenzado a trabajar con él en 1998 hasta que, años después, pudo montar su propio negocio en la esquina opuesta a la de su tío, y lo bautizó George’s Stadium, haciendo alusión a su pasión por el béisbol.

De hecho, en su tiempo libre el hombre se desempeñaba como entrenador en el bullpen de los Maceteros de Vega Alta en la Liga de Béisbol Superior (Doble A).

Por su parte, el alcalde de Vega Baja, Iván Hernández González, calificó el crimen como un abuso e instó a la ciudadanía a cooperar con información que pueda llevar al arresto del o los individuos que cometieron el delito.

"Esto ha sido un abuso. Han atacado a un hombre dedicado, diligente, trabajador y deportista; todos en Vega Baja y pueblos limítrofes lo querían. Estoy poniendo todos los recursos municipales a disposición de las autoridades y exhorto a que apoyemos a la familia en este momento de dolor. No quiero que esto se quede impune y pido al pueblo que coopere para que este criminal no se salga con las suyas", sentenció el mandatario municipal.

La investigación continúa

Al cierre de esta edición, agentes de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales de Vega Baja no habían podido establecer el móvil de los hechos aunque, según explicó el teniente José Arocho, director del CIC del municipio, aparenta haber sido una ejecución.

“La víctima presentaba múltiples impactos de balas consecutivos en el pecho. Lo tomaron por sorpresa y no le dio tiempo de huir”, explicó Arocho.

“Al momento no tenemos sospechosos, y según se sabe de la investigación, el occiso no tenía problemas con nadie. Era una persona muy querida por la comunidad”, puntualizó.