Dos mujeres matan en “defensa propia”

11/20/2012 |
Thais Ayala Durán, de Bayamón, fue detenida luego de matar a su compañero consensual de una cuchillada en el pecho.  (mariel.mejia@gfrmedia.com)  
En casos separados, dos amas de casa son detenidas luego de tomar la justicia en sus manos.

A solo un día de la muerte de un pensionado por parte de una ama de casa que aparentemente temía ser violada en Carolina, otra tragedia se produjo en una humilde comunidad de Bayamón cuando otra mujer atacó mortalmente a su compañero porque su vida alegadamente corría peligro.

En el caso más reciente, reportado en la madrugada de ayer, la fémina de 32 años de edad se armó con un cuchillo que clavó en el pecho de su compañero consensual, Juan José Rodríguez Vázquez, de 26 años de edad.

Thais Ayala Durán, una ex empleada de Obras Públicas y madre de tres niños, infligió la herida mortal a Rodríguez Vázquez, refugiándose luego en la residencia de una vecina en el sector Vergara, camino Los Ríos Final, en Bayamón. El hombre murió en la marquesina de la residencia de dos niveles que la pareja llevaba alquilando por varios meses.

“Tenía la blusa con sangre. Estaba gritando, histérica”, indicó la ama de casa María Teresa Torres Ríos, de 58 años de edad, al describir el momento que Ayala Durán llegó a su casa en un estado de descontrol.

¿Patrón de maltrato?

Las autoridades acudieron el pasado agosto a la casa de la pareja luego que el individuo lanzara a su compañera contra la baranda de uno de los dos balcones de la casa. Varios pilotes de madera se rompieron en el incidente.

A pesar de que las autoridades aparentemente contaban con suficiente evidencia para radicar acusaciones, el caso se archivó luego que la mujer rehusara testificar contra su pareja.

Pero, ayer la mujer les indicó a sus vecinos que había sido objeto de un patrón de violencia de género que incluyó maltrato físico y emocional.

Sostuvo, además, que mató en defensa propia a su compañero, un reparador de techos que también trabajaba en la construcción.

“Ella llegó aquí pidiendo ayuda”, sostuvo una hija de Torres Ríos, que atendió personalmente a Ayala Durán cuando esta llegó a la casa de su madre.

“Tenía la camisilla con sangre, pantalones negros de hacer ejercicios y el pelo suelto. Ella dijo que fue en defensa propia, que él la agredía mucho y que era bien celoso. Le escondía el celular y las llaves del carro”, aseguró la mujer, despachadora en un almacén.


Negación ante la muerte

Según las fuentes, la ambulancia tardó unos 30 a 35 minutos en llegar a la zona rural del sector para recuperar el cadáver del hombre que yacía en la marquesina de la residencia. Entretanto, Ayala Durán actuaba en aparente estado de negación. Vecinos indicaron que esta comenzó a gritar cuando fue montada en una patrulla de la Policía.

“No puede ser. No estás muerto. ¡Levántate, Juan, levántate, que no estás muerto!”, gritó la mujer dentro de la patrulla mientras era trasladada fuera del sector.

El homicidio, que se produjo en ausencia de los tres hijos de Ayala Durán y otros dos hijos del fallecido, socavó la tranquilidad de un sector de baja incidencia criminal.

Testimonios encontrados

Familiares de la pareja acudieron a las oficinas de la Fiscalía de Bayamón, algunos para ser interrogados por las autoridades. Pero los entrevistados ofrecieron versiones encontradas. “Él le ayudaba en la casa. (Pero) él me decía que ella se ponía muy agresiva cuando tenían discusiones. Y yo le aconsejaba que la dejara, pero nunca me hizo caso y todo terminó en esta tragedia”, indicó Elizabeth Vázquez, una tía del fallecido.

¿Pero él era agresivo? ¿Se lo confesó?

Sí. Él se tornó agresivo cuando él ya no aguantó más. Él decía que nunca iba a tocar a una mujer. Pero se defendía. Eso es lo que puedo decir.

Pero la versión ofrecida por los familiares de la víctima presentaron un cuadro de una mujer abusada, que mentía sobre las heridas que presentaba para no preocupar a su madre y que aparentemente no podía escapar del ciclo de maltrato.

“Una vez ella llegó con moretones y dijo que se había caído por las escaleras de la casa”, declaró una hermana de Thais, Elizabeth Ayala, de 48 años de edad.

En presencia de su madre y otra hermana, Elizabeth indicó que Thais en una ocasión le contó que su compañero la maltrataba, pero le exigió que no lo informara a su progenitora ante temor de causarle una preocupación. “Los vecinos me dijeron que él la golpeaba todos los días”, dijo Elizabeth.

Se defiende de violación

Otra mujer identificada como Madeline Torres Ríos, de 42 años, mató a su “amigo” Eliseo Colón Pizarro, de 56, con la parte punzante de un pedazo de cerámica de un tope de estufa en hechos ocurridos el pasado domingo en el barrio Martínez González, en Carolina.

La mujer, conocida como “la Chilindrina” por ser “pequeñita” , alegó que atacó al hombre pensionado luego que este intentara violarla. No obstante, las autoridades aún investigan las circunstancias que llevaron a Torres Ríos a matar a Eliseo Colón Pizarro.

La mujer fue ingresada a la Cárcel de Mujeres de Vega Alta luego de asignarle una fianza de $400,000 por los delitos de asesinato en primer grado y Ley de Armas.