Drenada con el proceso judicial Mayra Elías Díaz

Por Sara Del Valle Hernández 12/04/2013 | 07:01 p.m.
La excorredora, que fue atropellada por un conductor negligente mientras entrenaba, espera por que inicie el juicio contra el presunto responsable de la agresión.
Mayra Elías Díaz (Suministrada)  

Mientras Mayra Elías Díaz cuenta las bendiciones que tiene y se involucra en la organización de la segunda edición de la carrera 'A Runner’s Love', hay una sombra que le borra momentáneamente la sonrisa.

La excorredora, que fue atropellada por un conductor negligente mientras entrenaba el 22 de septiembre de 2012, espera por que inicie el juicio contra Luis D'Acosta de Jesús, presunto responsable de la agresión.

“Es agobiante y drenante, me drena mucho. Desde que empezaron estas cosas de reconsideración en el Apelativo y en el Supremo, yo no he vuelto (al tribunal). Hasta que no se vea el juicio, no vuelvo. Te reconozco que, para esa parte, todavía no estoy preparada, es muy fuerte”, dijo Elías Díaz.

Se refirió a que la defensa de D'Acosta de Jesús, acusado de atropellar a Elías Díaz y a otros dos corredores, acudió primero al Tribunal de Apelaciones y ahora lo hizo ante el Tribunal Supremo para que el caso de su cliente regrese a la etapa de vista preliminar luego que no prosperara un intento de alegación preacordada.

Según la propuesta, las partes acordaron que D'Acosta de Jesús realizaría una alegación de culpabilidad por tres cargos de lesión negligente y uno de destrucción de evidencia, así como dos cargos menores por abandono de escena y daños.

A cambio, las partes recomendarían penas de cárcel de tres años y nueve meses por las lesiones negligentes, tres años por la destrucción de evidencia, y seis meses y una multa por las dos violaciones a la Ley de Tránsito.

Las partes recomendarían que la sentencia se cumpliera de forma concurrente y mediante el privilegio de la sentencia en probatoria, en caso de que D'Acosta de Jesús cualificara.

Según Elías Díaz, el Tribunal Supremo debe contestar la petición del equipo de defensa el lunes 16 de diciembre. “El día después de la carrera, precisamente”, dijo con una mezcla de cansancio y hastío.

No empece este atraso en el inicio del juicio, la excorredora manifestó sentirse feliz por todo lo que tiene. “Estoy feliz porque tengo a mi marido, porque tengo a mi familia, mis amistades, porque estoy aquí, porque estoy con esto de la carrera que me hace muy feliz. Veo que hay un pueblo bueno. Porque hay más buenos que malos. Estoy feliz por eso”, expuso agitando sus manos.

Con fe en las células madre

Debido a la gravedad de las lesiones que sufrió, Elías Díaz está confinada a una silla de ruedas. Gracias a la terapia electroneuromedular que recibió, ha recuperado movilidad en sus brazos, sensación en el área abdominal y algunos reflejos en las piernas.

Tras los progresos alcanzados, dio un alto a esa terapia para someterse a una de células madre. Aunque reconoce que es dolorosa, se muestra esperanzada de que la ayudará a adquirir mayor independencia y movilidad.

“Donde realmente lo siento, fuertemente, es en el área donde fue la lesión, en la T4 y la T5 (en las vértebras torácicas 4 y 5). Lo que significa que las células madre están trabajando porque están regenerando ese tejido. Según me explican, puedo sentir diferencia en los próximos cuatro meses”, explicó sobre el proceso que consiste en la extracción de células madre de su médula ósea y del área del tejido adiposo para inyectársela en la zona lumbar.

“He recibido dos terapias. Lo hago cada cuatro a cinco semanas. Es doloroso, pero lo hago porque quiero calidad de vida”, puntualizó.