Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

En alerta máxima los uniformados contra maleantes enmascarados

Por Maribel Hernández Pérez 10/18/2016 |08:00 a.m.
La Policía advirtió sobre el riesgo de bromas con caretas de payaso ante los casos de asaltos con esos disfraces. (Archivo)  
La Policía está en alerta ante el temor de que esta práctica aumente según se acerque la celebración de la noche de Halloween.

Una nueva querella sobre un ladrón vestido de payaso fue reportada ayer, de madrugada, en la urbanización Valencia, en San Juan.

El sujeto disfrazado le apuntó a un ciudadano con una pistola y lo despojó de su teléfono celular y de $90 en efectivo. 

La pesquisa del atraco fue referida a la División de Robos del Cuerpo de Investigaciones Criminales.

El miércoles pasado un trío de "payasos ladrones" interceptó a una pareja frente a la Laguna de El Condado. Los individuos vestidos de negro y con máscaras de payaso, mediante amenaza e intimidación con un arma de fuego, despojaron de dos teléfonos celulares y documentos personales a la pareja, que se encontraba en la calle Barranquitas. 

Días antes, en redes sociales ya circulaban comentarios de supuestos avistamientos de “payasos diabólicos” en Ponce, Guaynabo, Vega Baja y Arecibo, luego de que se supiera de esa práctica en Estados Unidos, donde se han arrestado varias personas. 

En guardia 

Debido a los casos citados, la Policía está en alerta ante el temor de que es ta práctica aumente según se acerque la celebración de la noche de Halloween. 

El coronel Luis Colón, superintendente auxiliar interino de Operaciones de Campo (SAOC), dijo que han elaborado un plan de patrullaje intensivo en turnos de 12 horas en las zonas residenciales y comerciales. 

Explicó que los casos reportados serán analizados para determinar si se trata de una misma pandilla de asaltantes o si utilizan las mismas armas de fuego. 

En dos de los tres casos de asaltos en San Juan, uno en El Condado y otro en Cupey, el viernes pasado, uno de los asaltantes llevaba puesto un antifaz y la boca pintada con la sonrisa de payaso

A su vez, advirtió sobre el peligro de gastar bromas de mal gusto con estas caretas en momentos en que la gente está temerosa por información divulgada en redes sociales. 

“El que se tome la molestia de ponerse un disfraz para gastar una broma está jugando con su vida porque la gente está alarmada con esta situación”, advirtió Colón. 

Manejar con una careta un vehículo no debería ser un delito, pero podría llamar la atención de la Policía, razón por la cual se impartieron instrucciones para evaluar cada caso que se presente antes de intervenir, dijo. 

Sin embargo, aclaró que “no vamos a discriminar o a crear prejuicio de que todo aquel que tenga una careta de payaso sea un criminal”.

Regresa a la portada