Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Entrevista la Policía al esposo de la guía turística fallecida

Por Maribel Hernández Pérez 10/17/2016 |09:53 a.m.
“El esposo es el que recibe a los participantes en el otro extremo y nos dice que ella debió estar agarrada con una cuerda de seguridad cuando lanza a los participantes”, dijo un sargento. (Archivo)  
La víctima debió estar atada con una cuerda a la torre pero perdió el balance y se cayó.

La operadora de una atracción del deporte extremo de tirolesa o “zip lines” falleció ayer a consecuencia de las heridas recibidas al caer desde la torre donde se lanzan los participantes tras perder el balance en el área del Sumidero de las Cavernas de Camuy.


El accidente ocurrió a las 2:00 p.m. mientras María Lisardi Vázquez, de 32 años, lanzaba a una participante por el cable y perdió el balance cayendo sobre la vegetación desde una altura de unos 300 pies aproximados, narró el sargento José E. Rojas Román, supervisor de turno del distrito de Camuy.

“Cuando lanza a una de las participantes pierde el balance y cae. El área tiene unos 300 pies de altura, pero la vegetación amortigua el golpe. Unidades de rescate de Hatillo, Lares y Arecibo participaron de las labores de rescate. Ella estuvo consciente, se pudo rescatar y montarla en una ambulancia, pero llega sin signos vitales (al Hospital Pavía de Arecibo)”, detalló el sargento Rojas Román.

De acuerdo a la entrevista realizada al esposo de la víctima, Noel Negrón, quien es el que recibe a los participantes en el extremo final es mandatorio que se encuentren asegurados con una cuerda y los equipos de seguridad requeridos.

La pareja, explicó, opera un concesionario en las cavernas con este tipo de atracción extrema por la que cobraban alrededor de $50 por cada participante.

“El esposo es el que recibe a los participantes en el otro extremo y nos dice que ella debió estar agarrada con una cuerda de seguridad cuando lanza a los participantes”, añadió el sargento Rojas Román.

El agente Carlos Cruz y la fiscal Hazel Justinson Díaz, se hicieron cargo de la pesquisa de rigor. 

Regresa a la portada