Es posible nuevo juicio contra Héctor Martínez

Por Istra Pacheco 11/30/2016 |00:00 a.m.
Balde de agua fría decisión de Tribunal Supremo estadounidense contra exsenador y empresario.
El exlegislador novoprogresista Héctor Martínez evitó reaccionar ayer a la decisión judicial sobre su caso. (Archivo)  

La sombra de un nuevo juicio se posó ayer sobre el exsenador Héctor Martínez y el empresario José Bravo luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos decidiera que no se violan sus derechos ni les aplica la “doble exposición”, si se les acusa nuevamente.

Según la opinión del mayor foro judicial de Estados Unidos, un nuevo juicio serviría los intereses tanto de la sociedad como de los implicados para la “administración imparcial de la justicia”.

La opinión que fue unánime y consta de 24 páginas, establece un análisis de precedentes sobre el derecho de un acusado a que no se le juzgue dos veces por un mismo acto. Luego se explica que ninguna de las decisiones anteriores aplica a Martínez, ni a Bravo, tal y como había dicho previamente el Circuito de Apelaciones de Boston.

Martínez fue parco en su reacción enviada por escrito: “Me encantaría estar con ustedes, pero no voy a hacer expresiones por el momento. Estoy seguro entenderás cómo me siento. Gracias mil”.

Su abogado, Abbe David Lowell, no respondió un pedido de reacción de Primera Hora. Mientras, el portavoz de la División federal de Integridad Pública, Peter Carr , tampoco contestó.

Martínez y Bravo fueron declarados culpables en marzo de 2011 de algunos de los cargos relacionados con soborno luego de que el empresario, entonces presidente de la compañía de seguridad Ranger American, le regalara boletos de avión al legislador para ver una pelea de boxeo de Félix “Tito” Trinidad en Las Vegas. Alegadamente, a cambio de los boletos, Martínez, quien presidía la comisión de Seguridad Pública y Asuntos de la Judicatura, debía aprobar proyectos de ley que beneficiaban a Bravo.

Martínez cumplió 10 meses en una cárcel de Carolina del Norte mientras que Bravo estuvo ocho en la prisión de Edgefield, en Carolina del Sur.

Pero, en el 2013 un panel del Primer Circuito de Apelaciones de Boston revocó las convicciones tras concluir que el juez federal del Distrito de Puerto Rico, Francisco A. Besosa, erró al impartir las instrucciones al jurado y no explicar la diferencia entre una regalía y un soborno. Las regalías no son criminalizadas y los sobornos sí. El panel determinó además que Besosa, debía emitir un fallo de absolución, lo que hizo en noviembre de 2013. Fue cuando ambos quedaron en libertad bajo fianza.

Regresa a la portada