Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Evalúa el gobierno regulaciones sobre 'zip lines'

Por Daniel Rivera Vargas 10/17/2016 |03:04 p.m.
“Pero por ser un deporte extremo tenemos que prepararnos bien”, indicó Crespo. (Archivo)  
Tras la muerte de una guía turística en una de estas instalaciones.

Las divisiones legales del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), del Cuerpo de Bomberos y de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD) trabajan en conjunto para preparar una orden administrativa para orientar a operadores de deportes extremos sobre la forma segura de cómo operar. 


Así lo dejó saber hoy el director de AEMEAD, Ángel Crespo, quien dijo que espera en los próximos días tener listo un borrador para que esté en funciones en las próximas semanas, esto a horas de la muerte de la guía turística María Lasardi Vázquez al caer de una plataforma de tirolesa o "zip line" por aparentemente no tener puesto equipo de seguridad mientras lanzaba a un cliente.

“Nuestras divisiones legales están conversando para lograr un entendimiento y yo le estoy proponiendo (al secretario del DRD, Ramón Orta) preparar una orden administrativa para él, que tiene capacidad para regular esta actividad, requerirle a los operadores que tengan horas de adiestramiento en la academia de bomberos y o  en la AEMEAD”, dijo Crespo.

La idea sería certificarlos sobre las medidas correctas de seguridad, y quizá adiestramientos para atender situaciones de emergencia, indicó.

“En este tipo de actividades hacen esto con tanta frecuencia que se genera un exceso de confianza”, expresó Crespo. 

“No puedes subir a alguien allá arriba hasta que tú como operador no estés seguro… para tú salvar a alguien primero te salvas tú”, agregó, el también jefe de Bomberos. 

Crespo dijo que su intención con esta medida no es “demonizar este tipo de eventos”. Comentó que recientemente él llevó a su hija a un "zip line" para niños que opera en Guaynabo y que él practica deportes extremos como rappeling.

“Pero por ser un deporte extremo tenemos que prepararnos bien”, indicó.

La labor del gobierno en regular este tipo de eventos de deportes extremos fue criticada hoy por figuras como el representante del Partido Nuevo Progresista, Urayoán Hernández Alvarado, quien responsabilizó mediante comunicado de prensa a Orta por la falta de supervisión en las instalaciones donde se practican deportes extremos, como el "zip line".

“Mi pregunta es una bien sencilla, ¿Cuántas personas más tiene que morir antes que la Legislatura y el DRD actúen sobre este asunto de la seguridad en los parques de deportes extremos?  El trágico suceso que aconteció ayer, domingo, en que una persona murió al caer de una de estas atracciones en el parque de las Cavernas de Camuy, debe ser un llamado a la acción de parte de esta administración”, señaló en las declaraciones escritas Hernández Alvarado.

El legislador dijo que desde el 2014 ha insistido que el DRD adopte la responsabilidad de reglamentar la operación e instalación de los deportes extremos como los populares zip lines, precisamente porque se han suscitado muertes en estas actividades.

"En Puerto Rico, para sorpresa de muchos, no existe ningún ente del Estado que regule la práctica de los zip lines o los otros deportes extremos. Por eso radicamos el Proyecto de la Cámara 2149 ese mismo año, el cual fue derrotado porque alegadamente el Cuerpo de Bomberos no tiene responsabilidad en este asunto. Hoy estamos solicitando que se reviva la medida, la cual cuenta con apoyo de ambas delegaciones en la Cámara, y la cual asigna esa responsabilidad a Recreación y Deportes. Las agencias no pueden zapatearse, aquí tiene que haber un responsable”, añadió el líder progresista.

La Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Representante le dio a la medida un informe negativo al PC 2149. En el 2015 el también portavoz de la delegación del PNP en la Comisión de Agricultura, radicó el PC 2725, el cual asigna la responsabilidad por la supervisión de las operaciones de los zip lines al DRD.

Regresa a la portada