Familia de estilista asesinado llora lágrimas de alivio y justicia

Por Daileen Joan Rodríguez 06/29/2013 |
A doña Margarita y su hija Miriam les tomó por sorpresa la decisión, ya que se estaban preparando para el juicio, pautado para el mes de julio. Para Primera Hora / Olimpo Ramos  
El asesino confeso fue condenado ayer a pasar el resto de su vida tras las rejas.

Mayagüez. Una madre llorosa, pero llena de júbilo, agradecía a Dios ayer en la tarde, cuando Primera Hora llegó hasta su hogar en Moca para darle la primicia de que el asesino de su hijo estaba finalmente preso.

Doña Margarita Morales, madre del estilista profesional Milton Medina Morales, no vaciló en lanzar un grito de alivio cuando supo que Richard Soto Vélez regresó ayer a la cárcel Las Cucharas, en Ponce, con una sentencia de 100 años y dos días por el asesinato de su hijo.

“¡Ay, ay, ay gracias, Señor! Gracias que se hizo justicia. Ese me quitó a mi hijo, pero él ahora está feliz porque se le hizo justicia”, exclamaba la madre en medio de emociones contrarias.

“Él era mi vida, mi hijo. Me hace falta. Y no soy yo sola, es todo el mundo, porque aquí viene gente diciendo que no encuentran quién los recorte ni quién les haga el pelo”, agregó honrando la memoria del estilista.

Medina Morales fue asesinado a sus 43 años el domingo, 4 de febrero de 2013 a orillas de un río en el barrio Anones del pueblo Las Marías. Soto Vélez, de 21 años, confesó en más de una ocasión haberlo matado a machetazos, haber salido en el vehículo de su víctima a buscar gasolina y luego regresar al lugar para quemar su cuerpo.

 
Con lágrimas y alivio de justicia familia de estilista asesinado

A cárcel de por vida asesino confeso de estilista. La familia se enteró de la noticia por boca de Primera Hora.


La prueba reunida por el agente Samuel Lugo, de Homicidios, y la fiscal del caso, Yanitza Negrón, fue suficiente para formular, con evidencia contundente, el primer caso en Puerto Rico motivado por el prejuicio de orientación sexual, conocido como “crimen de odio”.

Sin embargo, durante el proceso de vista preliminar, su abogado, el licenciado Jonathan Vale, solicitó una supresión de confesión, la que le fue negada. El caso apunta a que Medina Morales alegadamente hizo avances sexuales a Soto Vélez, quien tras entregarse a las autoridades en varias ocasiones confesó voluntariamente haber planificado el crimen porque le había dado “asco”.

Ayer, Soto Vélez hizo alegación de culpabilidad en todos los delitos imputados por fiscalía en medio de una conferencia con antelación al juicio, citada por la juez Aixa Rosado Pietri en el Tribunal de Mayagüez.

“El acusado estuvo en la disposición de hacer alegación de culpabilidad por asesinato en primer grado, tal y como se le imputó, motivado por el prejuicio de orientación sexual”, destacó Blanca Portela, jefa de Fiscalía en Mayagüez. Este caso trajo a la atención pública un precedente en la jurisdicción de Puerto Rico, en el que la fiscalía reunió la suficiente prueba para llevar, desde un principio, el caso motivado con prejuicio por orientación sexual.

Por lo general, los casos de crímenes de odio se llevan a juicio como asesinato y en el proceso se presenta el agravante por prejuicio por orientación sexual, lo cual debe probarse, explicó Portela, quien se mostró satisfecha con el resultado.

Soto Vélez también asumió culpabilidad por el delito de destrucción de evidencia, con sentencia a tres años, y por el delito de apropiación ilegal, con sentencia de seis meses. Ambos delitos se cumplirán concurrentes con la pena de asesinato, que es de 99 años. Además, asumió culpabilidad por el delito de violación a La ley de Armas, con sentencia de seis meses y un día, pero la fiscalía pidió que se doblara esta sentencia y sumó a un año y dos días, por lo que en total cumplirá 100 años y dos días de cárcel.

La hermana del fenecido estilista, Miriam Medina Morales, expresó que la alegación de culpabilidad de Soto Vélez “fue de repente, ni siquiera las fiscales sabían, porque nos estaban preparando para el juicio, que iba a ser el día 3 (de julio). El abogado habló con él y vino a decirnos eso (que haría alegación de culpabilidad)”.

“Fue un momento bien duro porque lo dijo así como si nada. Yo le vi la tranquilidad a ese muchacho”, agregó dejando entrever que esperaba una manifestación genuina de arrepentimiento de parte del asesino. “Él no va a durar cien años, allí se va a quedar. Pero me da pena con mami porque la madre de él podrá visitarlo, la mía... no. Porque a mi hermano nadie nos lo devuelve”, dijo compungida.

A pesar de eso, Miriam manifestó que la familia está satisfecha con el resultado final. “Él admitió su culpa y va a pagar por eso”.

El crimen

Soto Vélez, residente en el barrio Casey Arriba de Añasco, se entregó voluntariamente por el crimen de Medina Mercado cometido el pasado cuatro de febrero. En ese momento, alegó que se habían conocido hacía un mes. En el ínterin, supuestamente Medina Morales le ofreció dinero a cambio de una relación sexua, lo cual, según Soto Vélez, le dio asco.

La noche del crimen habían salido a pescar camarones y visitaron varios ríos, sin lograr pesca alguna. Ya entrada la noche, fue cuando en la actividad de pesca mató a Medina Morales a machetazos, y salió a buscar gasolina para quemar su cuerpo. Luego, el vehículo fue hallado por las autoridades, también calcinado a orillas de una carretera.