Hombre asesinado en Cayey tenía extenso récord criminal

01/30/2013 |03:13 p.m.
Juan Claudio Torres, conocido como Yuca, fue arrestado en abril de 2008, como parte de un operativo en que se detuvo a otros sicarios a sueldo.
Juan Claudio Torres fue asesinado ayer en el barrio Montellano, de Cayey. (Archivo)  

El fiscal general de Puerto Rico, José Capó, ordenará una investigación en torno al tracto procesal en la región judicial de Guayama, que permitió que el acusado de tres asesinatos y múltiples violaciones a la Ley de Armas, Juan Claudio Torres, fuera sentenciado a 20 años en probatoria.

Claudio Torres, apodado Yuca, fue asesinado este martes junto a su pareja Denisse Torres Rodríguez, en el barrio Montellano, de Cayey. El bebito de año y medio, hijo de ambos, convalece en condición estable en el Centro Médico, de Río Piedras, con heridas de bala en ambos muslos.

“Como resultado de las interrogantes relacionadas al manejo de los casos criminales en los que se vio involucrado el recién asesinado ciudadano Juan Claudio Torres, la Oficina del Jefe de Fiscales ha solicitado a las Fiscalías de Distrito de Guayama y Aibonito una investigación del tracto procesal de dichos casos. Esta investigación busca establecer la forma y manera en que se dictó sentencia de 20 años en probatoria en el año 2007 contra Claudio Torres", indicó Capó en declaraciones escritas.

"Tan pronto como dicha investigación se complete, compartiremos los resultados con los medios noticiosos, y se determinará si hubo algún manejo inadecuado durante el proceso”, agregó el fiscal general.

Claudio Torres fue acusado de ponerse de acuerdo con otros varones para matar a tres personas en febrero de 2006, en Cayey, pero por razones que no están claras, y cargando ya con un extenso récord criminal, fue sentenciado a 20 años en probatoria en diciembre de 2009, según consta en el expediente de la Administración de Tribunales.

Claudio Torres fue arrestado en abril de 2008, como parte de un operativo en que se detuvo a otros sicarios a sueldo en Cayey. Este arresto y el de otros como Ramón Oquendo Barley, a quien se le imputaban tres muertes, y Luis Torres León, acusado de dos, recibió reseñas periodísticas. De hecho, los arrestos fueron anunciados en una conferencia de prensa por el entonces jefe policiaco, Pedro Toledo.

“Ellos son asesinos a sueldo. Se encargaban de hacer contratos y ejecutarlos. Ellos cobran por este trabajo. Cuando hay una disputa en un punto, pueden ser los dueños y tienen fama porque halan gatillo”, dijo en aquel momento el coronel José Caldero, entonces superintendente auxiliar de Investigaciones Criminales

Claudio Torres fue acusado por tres asesinatos, todos en Cayey. Según la prueba, mató a Pedro Luis Igarabidez González y a Luis A. Tirado Esparra, el 28 de febrero de 2006, en el caserío Luis Muñoz Morales. En ambos casos fue acusado junto a Angel Ramón Santos Berríos, Giovanny López Mejías, Ulises Rodríguez Cartagena y José J. Mejías.

Tirado Esparra era hijastro de un agente adscrito a la División de Operaciones Tácticas de Caguas.

En la balacera resultaron heridos Cristian O. Rivera Ramírez, Josué Cotto Nieves, de 17 años, y Alex Ortiz Caraballo.

Cosme y su grupo también fueron acusados por tres tentativas de asesinato y múltiples violaciones a la Ley de Armas al utilizar rifles AR-15 y AK-47.

La fiscal Ambar Ramos Ortiz presentó los cargos, al igual que otros por violación a la Ley de Armas por un incidente el 7 de agosto de 2006, en que se le imputó cargar con una pistola calibre .40 y otra calibre nueve milímetros con las que mató, junto a otras tres personas, a José M. Vega Vázquez, frente al residencial Brisas de Cayey.

 En los documentos suministrados por la Administración de los Tribunales se hace constar de que Claudio Torres fue acusado por un escalamiento ocurrido en julio de 2006, en el establecimiento comercial Jerrys BBQ, en Cayey, y que fue convicto en mayo de 2004, por un caso de sustancias controladas en la región judicial de Aibonito.

Según supo este medio, Claudio Torres, representado por el abogado José Cotto Luna, comenzó a cooperar con la fiscalía de Guayama para encausar a los hombres acusados junto a él de estos tres asesinatos, pero en algún momento del proceso se retractó. Claudio Torres recibió algún tipo de inmunidad, se supo.

Con la anuencia de la fiscal Judith Borrás González se le rebajaron a Claudio Torres los tres cargos de asesinato a tres cargos por asesinato atenuado y tres cargos de tentativa de asesinato fueron modificados a su modalidad de tentativa de asesinato atenuado. Se mantuvo un cargo de conspiración y se rebajaron seis cargos graves de violación a la Ley de Armas y cargos menos graves.

En total, fue sentenciado a 20 años en prisión con el beneficio de sentencia suspendida por el juez Lind O. Merle Feliciano.

Claudio Torres logró este acuerdo a pesar de que fue fichado por violaciones a la Ley de Armas en el 2007, y violación a la Ley de Sustancias Controladas.

Hace unos días, este hombre apodado Yuca rechazó la seguridad del Estado y abandonó el Albergue de Testigos del Departamento de Justicia, tras figurar como testigo en un asesinato ocurrido el 23 de diciembre en Cayey.