Homicidios espera por fiscalía en caso de niña que cayó de cuarto piso

Por Javier Colón Dávila / javier.colon@gfrmedia.com 12/16/2013 |02:34 p.m.
La infante sufrió heridas de tal gravedad que el domingo en la noche fue desconectada de las máquinas que la mantenían con vida artificialmente.
Francheska Lucero Moreno Infante sufrió una "fuente contusión" en la cabeza al caer del cuarto piso de un edificio en el Paseo de Diego, en Río Piedras. (Archivo)  

Agentes investigadores de Homicidios en San Juan esperan por instrucciones de la fiscal Nilsa Álvarez, a cargo de la pesquisa de la muerte de Francheska Lucero Moreno Infante, para saber qué acciones tomarán luego que la noche del sábado la niña cayera al vacío desde el balcón de un apartamento localizado en el Paseo de Diego, en Río Piedras.

La infante de 5 años sufrió heridas de tal gravedad que el domingo en la noche fue desconectada de las máquinas que la mantenían con vida artificialmente.

A preguntas de este medio, el teniente Habib Massari, jefe interino del Cuerpo de Investigación Criminal de San Juan, explicó que el Estado esperará por los resultados de la autopsia para determinar los pasos a seguir. Estos exámenes evidenciarán, por ejemplo, si la menor era víctima de un patrón de abuso.

Su madre, Anaís Infante Adón, de 26 años, indicó a la Policía que tras acostar a la menor, abandonó cerca de las a las 9:00 p.m. el apartamento ubicado en un cuarto piso y se movió a la calle Arzuaga a entregar unos productos de belleza a una clienta, cumpliendo con su trabajo como vendedora.

Cuando regresó a su apartamento, se topó con la escena de ver a su niña convulsionando en el suelo tras aparentemente asomarse por encima de un muro de tres pies en el balcón y caer al vacío. El balcón no tiene rejas.

Un agente Municipal llamado Rafael Villegas fue el primero en llegar al lugar a las 9:45 p.m .tras dar una ronda preventiva.

Massari indicó que no tiene información que apunte a que otros menores o adultos se encontraran en el apartamento. Ha trascendido que la niña vivía en el apartamento con dos hermanos y sus abuelos.

Este medio supo el domingo mediante una fuente con conocimiento de la investigación que uno de esos niños, un varón de dos años, se encontraba con un vecino. Una niña de nueve años se encontraba con su padre, de quien la mujer está separada.

Por el momento, el Departamento de la Familia asumió custodia de los menores.

El doctor Israel Ayala, director de la Administración de Servicios Médicos (ASEM), no quiso entrar en detalles ayer sobre las heridas que sufrió la menor, pero en un informe policiaco se indica que la niña presentaba una "fuente contusión" en el lado izquierdo de la cabeza, con poca presencia de sangre. También presentaba un moretón de gran tamaño en el costado izquierdo, al igual que en el glúteo izquierdo.

 No se observaban fracturas expuestas a simple vista.