Hospitalizado nuevamente gerente de Burger King que recibió tiro en el pecho

10/10/2012 | 03:31 p.m.
Hoy debió iniciar la vista preliminar que contra Gabriel Pizarro Mateo, el empleado de la tienda acusado de dispararle a su jefe.

El gerente de un restaurante de comida rápida Burger King que recibió un tiro en el pecho durante un robo en el establecimiento en agosto pasado se encuentra hospitalizado nuevamente.

Desde ayer, Amaury Payano Gómez esta recluído en el Centro Médico de Río Piedras, informó esta mañana su mamá María Gómez.

Hoy debió iniciar la vista preliminar que contra Gabriel Pizarro Mateo, el empleado de la tienda acusado de dispararle a su jefe, pero el juez César Almodóvar Marchani del Tribunal de Carolina pospuso el proceso hasta el 25 de octubre debido a la situación de Payano Gómez, uno de los testigos del ministerio público.

Previo a la audiencia, Gómez indicó a este medio que su hijo tiene dificultades con un pulmón y que próximamente será sometido a diversos estudios para atender el problema.

La nota médica que la mujer presentó al tribunal como evidencia, indica que Payano Gómez tiene una “condición pulmonar seria como consecuencia de un trauma en el pecho por el impacto de una bala”.

Ante esta situación, el hombre permanecerá hospitalizado por “tiempo indefinido”.

Gómez, que dejó su trabajo en el estado de Illinois para cuidar de su hijo, señaló que este no ha regresado a trabajar después del asalto en el que resultó herido.

Detalló que además de las heridas físicas, el hombre enfrenta quebrantos emocionales.

“Está muy afectado emocionalmente”, indicó la mujer.

Para atender estos problemas, su hijo recibe tratamiento psicológico y psiquiátrico.

Contra Pizarro Mateo, quien se encuentra preso en la cárcel de Bayamón, pesan cargos de tentativa de asesinato, robo, escalamiento y violación a la Ley de Armas.

Según la investigación de las autoridades, el empleado de 26 años, alegadamente, disparó contra su jefe mientras este contabilizaba el dinero del negocio y luego se hirió de bala en el pie izquierdo para fingir que había sido víctima del asalto.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 9 de agosto de 2012.