Imputados de asesinar a disc jockey en Cidra irán a juicio

09/13/2012 |09:01 p.m.
Los progenitores de la víctima, Edwin Alvarado y Wanda Martínez, se limitaron a decir que están "satisfechos". (Archivo)  
La lectura de acusación contra el dúo será el 26 de septiembre próximo, y el juicio en su fondo el 30 de octubre.

 La jueza Sylkia Carballo Nogueras, del Tribunal de Caguas, determinó causa para juicio contra Jean “Jeanpeca” Carlos López Carrasquillo por el delito de asesinato en primer grado y cinco violaciones a la Ley de Armas, por la muerte de Jean Carlos "Yankee" Alvarado Martínez, y contra Heriberto Martínez León por el delito de encubrimiento.

La lectura de acusación contra el dúo será el 26 de septiembre próximo, y el juicio en su fondo el 30 de octubre.

Al escuchar la determinación de la jueza este jueves en la noche, López Carrasquillo, de 17 años, sonrió y se acomodó las esposas de las manos, amarradas a la cintura.

Los progenitores de la víctima, Edwin Alvarado y Wanda Martínez, se limitaron a decir que están "satisfechos".

Vilmarie Carrasquillo, madre de López Carrasquillo, indicó que "no hay palabras en estos momentos... Mucho dolor".

Sheila León, madre de Martínez León, expresó que no está de acuerdo con la decisión y que "fue injusto" el proceso contra su hijo de 18 años.

Leonardo Rosario, abogado de Martínez León, trato sin éxito que se reconsiderara la determinación referente a su cliente, alegando que "la mera presencia no lo hace responsable de encubrimiento", pero la magistrada se mantuvo en su posición.

Durante la tarde, El primer testigo fue Christopher Rivera, quien esa noche del 28 de junio pasado, llegó con Yankee a casa de un amigo en la urbanización Sabanera, en Cidra, para ser los disc jockeys de la actividad.

Relató a preguntas de la fiscal Yaritza Carrasquillo que entre los presentes no conocía a dos personas. A uno lo describió como de tez trigueña con camisa azul grisácea, y el otro con tez blanca y camiseta roja.

Pasada la medianoche, escuchó una detonación. Al entrar al comedor, vio al de tez trigueña con un arma color oscura en su mano derecha, diciendo: "Pa' que sigas jo..., salgan de la casa", mientras lo apuntaba y a los demás también.

Rivera dijo que salió por la terraza cuando el de tez trigueña apuntaba a los presentes con el arma, mientras el coimputado lo agarraba por los hombros y salió con él.

A preguntas de los abogados Leonardo Rosario y Angel Planas, confesó que no lo vio disparar.

Rivera declaró que llevaron a Yankee en un auto al hospital, pero chocó contra un poste dentro de la urbanización y su amigo falleció allí.

Luego testificó Joseph Colón, quien relató que esa noche hablaba con Yankee en el área del comedor. Dijo que le preguntó cuándo iban a correr motora, y en ese momento López Carrasquillo se paró en el comedor y le dijo a Yankee un improperio y le disparó en el lado izquierdo del pecho.

Colón agregó que “el que disparó se fue apuntando a las personas y diciéndoles que ‘se fueran pa'l cara..."

Narró que le quitó la camisilla de Yankee para cubrir su herida para aguantar la sangre "para que no se fuera". Fue entonces que comenzó a llorar y la magistrada decretó un receso y mandó a sacar a los familiares de Yankee que comenzaron a llorar en sala y les indicó que "cuando se restablezcan, pueden entrar".

Colón declaró que cuando llegaron los agentes a la escena, busco en Facebook el perfil de su amiga Amaris, quien llegó a la fiesta con los acusados, y encontró la foto de López Carrasquillo y se la mostró al agente investigador.

Los ahora acusados cobraron notoriedad cuando sacaron sus dedos del corazón a los fotoperiodistas en el momento que fueron detenidos por los agentes del orden público y eran llevados al tribunal para someterles los cargos.

Las fotos fueron usadas por el Partido Nuevo Progresista como parte de su campaña de enmiendas constitucionales del pasado 19 de agosto, en el que impulsaban un voto por el “Sí” para limitar el derecho a la fianza en ciertos delitos. Los electores derrotaron la propuesta del gobernador Luis Fortuño.