Indignación en comunidad por asesinato de hermanos -VÍDEO

02/25/2013 |
Vecinos continúan asombrados por el doble crimen de los jóvenes que fueron acribillados por una aparente deuda de un terreno. (angel.rivera@gfrmedia.com)  
Vecinos continúan asombrados por el doble crimen de los jóvenes que fueron acribillados por una aparente deuda de un terreno.

Río Grande. “Por favor, no me los mates...”.

Este era el clamor que le hacía doña Eroílda Lugo al hombre que el sábado en la mañana llegó a su residencia y, tras una discusión por una aparente deuda por un terreno, abatió a tiros a sus dos hijos Roy y Erny López Lugo, de 23 y 22 años, respectivamente.

La triste escena fue recordada ayer por algunos vecinos del sector Estancias del Sol, en Río Grande, en donde la consternación era evidente tras ocurrida la tragedia.

“De milagro que no mataron a los papás... Ella (la madre) le decía: ‘Por favor, no me los mates...’. Me da una tristeza enorme al recordar cómo esa señora suplicaba y pedía auxilio”, dijo Ana Reyes, vecina del lugar, que a la distancia escuchaba los gritos de la mujer.

Otra que no salía de su asombro fue Nilda Tirado, quien vive justo al frente de la residencia de los hermanos asesinados.

“Estábamos aquí, pero no podíamos hacer nada. Escuchábamos a la señora gritando y salimos cuando el carro arrancó”, dijo Tirado, al agregar que fue su esposo, primo de las víctimas, quien transportó en su guagua al hospital a Erny.


Otra vecina, Iluminada Perales, dijo que los jóvenes eran buenos y estudiosos.

Se supo que Roy –padre de tres niñas entre seis meses y tres años – se graduaba en mayo de contabilidad y administración de empresas. Mientras, su hermano Erny –quien tiene un bebé de un año– aspiraba a culminar estudios en derecho.

Relacionados con estos hechos se radicaron en ausencia cargos por asesinato, tentativa de asesinato y violación a la Ley de Armas contra William Trujillo Sánchez. Se le impuso una fianza de $3,250,000. El sospechoso es hijo de Isaac Trujillo, un hombre que les vendió a los hermanos un terreno por $13,500. La Policía tiene prueba de que los hermanos, quienes se ganaban la vida como guardias de seguridad, cumplieron con los pagos y llegaron a desembolsar $8,500. Sin embargo, ante la muerte de Isaac y de su esposa, no tenían contacto con otros familiares para continuar con los pagos.

Según la investigación, el sábado, el hombre, que vivía en Estados Unidos y no tenía récord criminal, llegó a la escena del crimen y, luego de decirles a los hermanos que el terreno era suyo, abrió fuego contra ambos.

Tags

asesinatoRío Grandehermanos