Informe revelaría si hubo negligencia en suicidio de confinado

02/26/2013 | 02:12 p.m.
Negrón Fernández respondió a preguntas de la senadora Itzamar Peña que espera recibir el viernes un informe que le permitiría conocer si el DCR "pudo haber hecho algo para evitar ese suicidio". (andre.kang@gfrmedia.com)  
Será referido este viernes al designado secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación.

El informe de la investigación administrativa ordenada para conocer si algún empleado carcelario incurrió en negligencia por supervisión inadecuada u otras razones relacionadas con la atención a un joven confinado, que se suicidó recientemente en una celda de aislamiento, será referido este viernes al designado secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), José Negrón Fernández.

La información fue ofrecida por el propio Negrón Fernández al comparecer hoy a una vista pública de la Comisión de lo Jurídico, Seguridad y Veteranos del Senado, como parte de su evaluación para determinar si puede cumplir la encomienda de administrar el sistema carcelario del país.

"Me solidarizo totalmente con la pena que embarga a esa familia", sostuvo Negrón Fernández al referirse al deceso del confinado Luis Antonio Santana, de 20 años, quien se privó de la vida el 5 de febrero de 2013, poco después de ser dado de alta por médicos que lo atendieron en el Hospital de Psiquiatría en el Centro Médico de Río Piedras.

Negrón Fernández respondió a preguntas de la senadora Itzamar Peña que espera recibir el viernes un informe que le permitiría conocer si el DCR "pudo haber hecho algo para evitar ese suicidio".

Estimó que el informe de la pesquisa realizada por la Oficina de Investigación del Sistema Correccional (OISC) le permitirá "saber si hubo o no negligencia" por parte de empleados carcelarios a quienes se le encomendaron rondas frecuentes para vigilar al joven en la celda de aislamiento.

"Se ordenaron rondas más frecuentes que para otros confinados", dijo al explicar que una vez revise el informe de la OISC, el trámite le obliga a referir el asunto a la División Legal del DCR, donde abogados de la agencia determinarán qué sanción, si alguna, se impone al personal, de surgir evidencia de algún fallo en sus deberes.

"Hay que ver si todo lo ordenado se siguió o si alguien omitió algo que debió haber hecho y que hubiera evitado ese suicidio", sostuvo Negrón Fernández, quien precisó que el informe en cuestión se refiere a hechos, pero no atiende asuntos médicos sobre el caso de Santana, un paciente de salud mental, que sufrió estados depresivos.

Sobre ese aspecto, explicó que los médicos que atendieron al paciente, después de mantenerlo un tiempo hospitalizado, resolvieron firmar su alta y referirlo a prisión, donde se ubicó teniendo en cuenta su edad de 20 años.

"Por ubicación se me prohíbe mezclar confinados de 20 años o menos con los de 21 años o más", indicó Negón García al exponer que la ubicación del joven era la adecuada y en el caso del reingreso, tras su hospitalización, argumentó que "no tenía elementos para cuestionar esa orden médica".

"En el momento en que ocurre el lamentable incidente; el joven no estaba en el Hospital Siquiátrico porque los médicos habían entendido que no ameritaba que estuviera hospitalizado en dicho hospital, por lo tanto, nosotros (Corrección) no podíamos mantenerlo hospitalizado, contrario a la determinación médica", dijo Negrón Fernández a periodistas.

"La información preliminar que tengo es que el Departamento de Corrección y Salud Correccional cumplieron con darle todos los tratamientos y todos los medicamentos que los médicos identificaron que había que darle", agregó al responder preguntas de la prensa sobre el joven que tuvo al menos cinco hospitalizaciones siendo confinado.

Marisol Santana, madre del joven, opinó que "a mi hijo lo mató Corrección" y al ser entrevistada por este diario se quejó del trato inadecuado que entiende recibió, a pesar de su condición psiquiátrica y de que, según trascendió, fue objeto de abuso y amenazas en prisión.

El presidente de la Comisión de lo Jurídico, Seguridad y Veteranos del Senado, Miguel Pereira, quien en el pasado se desempeñó como titular del DCR, solicitó a Negrón Fernández que someta el informe sobre el caso de Santana al organismo legislativo.

La senadora Peña, por su parte, preguntó si no existiría conflicto de interés de la OISC al realizar la investigación sobre el suicidio del joven confinado y Negrón Fernández señaló que con respecto a las operaciones de esa división "nadie ha planteado conflictos de interés".

Al mismo tiempo, comentó que el personal de la OISC "son los más odiados del sistema" correccional porque son el brazo fiscalizador del desempeño de los empleados y los señalamientos de sus peritos culminan en ocasiones en recomendaciones de destitución.

El ex juez Negrón Fernández recordó a la senadora que la OISC, al igual que otras divisiones internas en agencias de seguridad del gobierno estatal, como la Policía, "tienen mecanismos de control de calidad" y se mostró confiado en que completarán una investigación adecuada sobre los hechos relacionados con la atención al joven.

Faltan 1,000 oficiales de custodia

En la audiencia pública trascendió que el sistema carcelario tiene una insuficiencia de guardias penales que Negrón Fernández estimó en cerca de 1,000 oficiales, pero la agencia no ha precisado si durante el momento en que se produjo el suicidio de Santana tenían todos los custodios requeridos por turno en el área de la prisión de Bayamón donde ocurrió el deceso.

Santana reingresó a prisión a las 12:14 p.m. del 5 de febrero y a las 7:16 p.m., ese mismo día, se confirmó su muerte y se supo que tuvo acceso a una sábana con la que se ahorcó.

En improvisada conferencia de prensa en la Rotonda del Capitolio, después de testificar ante los senadores, Negrón García aclaró que la seguridad del sistema está garantizada con los guardias penales que están en funciones al presente, pero es necesario reclutar más.

"Estamos identificando recursos económicos para poder iniciar una academia lo antes posible y poder empezar a reclutar nuevos oficiales de custodia. No quiero que el pueblo de Puerto Rico se alarme, hay oficiales de custodia suficientes para garantizar la seguridad en todos los penales, pero responsablemente tengo que decir que mis oficiales de custodia están incurriendo en muchas horas extra, doblando turnos y una de las razones es que necesitamos personal adicional", sostuvo.

Sobre la situación en el Complejo Correccional de Bayamón, agregó que todavía está por completarse otra investigación centrada en la colocación de un paquete sospechoso, que se temió era una bomba y que provocó una situación de emergencia en las instalaciones donde se concentran varias prisiones metropolitanas.

Sobre el paquete detectado en una cocina del penal, Negrón Fernández dijo a periodistas que "estamos en proceso de investigar los hechos. Yo tengo un panorama de lo ocurrido, porque yo me personé allí, vi el paquete, pude hablar con varios empleados, pero no quiero adelantar nada hasta que llegue el informe", que luego referiría también a la División Legal.

El designado titular de Corrección admitió que ya examinaron vídeos de seguridad en la prisión, pero rehusó responder si hay grabaciones que permitan identificar a alguien colocando el paquete.