"Irreconocibles" las víctimas de doble asesinato en Villa Prades

02/07/2013 | 08:52 p.m.
El inspector José Luis Díaz Portalatín, comandante de la Policía en Hato Rey, explicó que la escena es una compleja y se han ubicado decenas de casquillos de AR-15 y de calibre 7.62, así como de armas cortas. (luis.alcaladelolmo@gfrmedia.com)  
Se le pidió a los familiares que identifiquen a las víctimas mañana en el Instituto de Ciencias Forenses.

Habían familiares en la escena gritando y llorando la muerte a tiros de al menos uno de ellos, pero este jueves en la noche la Policía decidió no divulgar los nombres de los dos varones asesinados en la tarde en la calle Julio Andino, en Villa Praderas, Río Piedras, supuestamente porque sus cuerpos están irreconocibles.

"Debido al estado en que se encuentran los cuerpos se le pidió a los familiares que identifiquen a las víctimas mañana en el Instituto de Ciencias Forenses", dijo la portavoz de la Policía, Michelle Franco.

La escena se ubica a sólo pasos de un cuido de niños y niñas. Las víctimas fueron acribilladas con balas de rifle AR-15 y de pistola cuando salían de la barbería Voltio.

El inspector José Luis Díaz Portalatín, comandante de la Policía en Hato Rey, explicó que la escena es una compleja y se han ubicado decenas de casquillos de AR-15 y de calibre 7.62, así como de armas cortas.

Avanzada la tarde, los occisos no habían sido identificados. Sin embargo, se informó preliminarmente que uno de ellos respondía al apodo “Nano”.

“Este hombre posee récord previo, (según) la información que tenemos, por asesinato y estaba siendo investigado también por otros delitos”, expresó el inspector Díaz Portalatín.


Sin embargo, la portavoz Franco indicó que no se podía revelar el nombre.

Según Díaz Portalatín, se rumora que esta persona estaba vinculado con un asesinato reportado este miércoles en Río Piedras.

De ser así, en este caso Luis Leonardo Sánchez Ríos fue encontrado muerto dentro de una guagua en la urbanización Park Court, en Río Piedras. Esta versión no pudo ser confirmada con funcionarios de la Policía.

Mientras las autoridades investigaban la escena en la tarde, padres y madres llegaban a buscar a sus pequeñínes en el cuido. Los niños y niñas eran sacados con los rostros cubiertos para evitar que vieran la sangrienta escena.

Un vecino que no quiso ser identificado relató que cerca de las 3:00 p.m. escuchó varias ráfagas de lo que parecían ser pistolas y rifles. Al salir, observó a los dos varones baleados. De inmediato, su hermano llamó al 9-1-1. Pocos minutos después, llegaron las autoridades.

La calle estaba cubierta por múltiples cartones amarillos utilizados para marcar la gran cantidad de casquillos que los maleantes dejaron a su paso. Peritos del Instituto de Ciencias Forenses marcaron cerca de 67 piezas de evidencia.

Al lugar llegó una joven adulta quien dijo ser la novia de una de las víctimas. La muchacha marcaba constantemente su celular con la esperanza de que su pareja le respondiera. Pero no fue así. Incluso gritaba su nombre, escena captada por cámaras de televisión. Supuestamente se trata de un joven de 21 años de apellido Robles.

“¡Me lo mataron! ¿Cómo quieres que esté tranquila?”, gritaba mientras lloraba sin control.

Al otro lado de la calle, otra personas reclamaba ver a uno de los occisos, pero fue sacado a la fuerza de la escena por agentes del orden público.