Justicia no investigó a fiscal que ha cometido varias metidas de pata

Por Bárbara J. Figueroa Rosa / bfigueroa@primerahora.com 04/17/2013 |
En el departamento no existe ningún referido para investigar los diversos errores procesales en que ha incurrido Leilany Vargas.
La fiscal Vargas fue recientemente criticada por la “premura” con la que sometió el caso del padre que amenazó con picar con una sierra a su hijo, lo que llevó a que, en un principio, no se radicaran cargos de intento de asesinato. (Archivo)  

El portavoz de la Fiscalía del Departamento de Justicia reveló ayer que esa agencia no refirió nunca para investigación administrativa a la fiscal Leilany Vargas, quien ha protagonizado por torpezas varios traspiés en un par de casos judiciales.

Tras una petición de Primera Hora, y luego de una espera de siete días, el portavoz de prensa de Justicia, Miguel Pereira, informó que la fiscal Vargas –recordada por haber cometido un error que tuvo el efecto de una rebaja en la sentencia del caso de un asesinato en un incidente de violencia doméstica en Ceiba– solo recibió un regaño por parte de sus superiores.

“Luego de ocurrido el incidente en el que la fiscal Vargas omitió una palabra en un pliego acusatorio, el entonces jefe de los fscales (Obdulio Meléndez) solicitó y recibió un informe sobre lo sucedido, y su determinación fue la de emitir un memorando de orientación a la fiscal. En los expedientes del Departamento de Justicia no obra ningún referido para investigación sobre este asunto”, explicó por escrito Pereira, en referencia a la torpeza que cometió la fiscal al no incluir la palabra “premeditación” en el documento judicial. Esta acción provocó que el caso se reclasificara de asesinato en primer grado a uno de segundo grado y que el acusado fuera sentenciado a 25 años de cárcel, en lugar de 99.

La polémica volvió a sacudir a la fiscal Vargas la semana pasada cuando la representante del Ministerio Público obvió presentar al tribunal pruebas para radicar cargos de intento de asesinato y violación a la Ley de Armas a un sujeto que, en medio de un incidente de violencia doméstica, intentó picar por la mitad a su hijo de un año con una sierra eléctrica.

Tras la crítica de este diario, se radicaron los debidos cargos, aunque la fiscal justificó los hechos diciendo que su acción inicial (al radicar el caso solo por violencia doméstica y Maltrato a Menores) se debió a la “premura” que ameritaba el caso, ya que no tenía una declaración jurada de la madre del menor.