La criminalidad es un problema social, dice el Súper

11/18/2009 |
 

El superintendente de la Policía, José E. Figueroa Sancha, sostuvo ayer que la responsabilidad por la alta incidencia criminal que se vive en el país no recae totalmente en su agencia, al responder a la elevada tasa de crímenes violentos que ascendió ayer a los 801 asesinatos.

“Es parte de una enfermedad social que no es tan sólo la responsabilidad de la Policía de Puerto Rico”, reaccionó al explicar que la raíz del problema es de índole social, que va más allá de las organizaciones criminales.

Insistió, sin embargo, que su plan de trabajo necesita tiempo para comenzar a mostrar sus resultados, ya que han cambiado hasta la forma de investigar e infiltrarse en las organizaciones dedicadas al tráfico de drogas y armas en el país, sin establecer un plazo fijo para observar sus resultados.

También indicó que los 17 casos de asesinato ocurridos este fin de semana fueron casos atípicos, en su mayoría no relacionados con las masacres recientes ni con organizaciones dedicadas al trasiego de drogas.

“Desde principios de año se estableció el plan programático de la Policía, que conlleva una estrategia contra estas organizaciones criminales que toman un tiempo desarticularlas”, sostuvo Figueroa, quien confía que en los próximos cuatro meses se comiencen a desarticular otras organizaciones que por años han operado en el país.

“El número de asesinatos es alto, estamos por encima del año pasado, pero yo siempre he dicho que no podemos medir el crimen con solamente el número de asesinatos, con que estemos más 90 asesinatos o más 81 asesinatos como hoy (ayer), eso no es significativo de todo el problema del crimen”, reiteró el funcionario.

Figueroa Sancha abogó para que se lleve a cabo una campaña integrada por el Gobierno, los líderes comunitarios, la clase artística y los medios de comunicación para combatir la criminalidad.

Agregó Figueroa que está satisfecho con las estrategias que se trabajan contra el crimen.

A la salida de la actividad, se escucharon decenas de petardos sonando desde las azoteas de los edificios del residencial, seguidas de risas de menores.

“Todos los planes que se hacen se modifican a medida que van cambiando las estrategias, modificaciones grandes no las va a haber, lo que si se cambia alguna estrategia en áreas, por ejemplo, que hemos visto el robo de autos”, explicó.

Insistió el Superintendente en que su plan anticrimen no ha fallado.