Los agentes en Dorado no dan abasto

Por Griselle Vázquez Sevilla / [email protected] 09/14/2017 |00:00 a.m.
El Horizonte
Durante la reunión se explicó que añadir nuevos agentes depende de cuán alta esté la incidencia criminal en el municipio. (Suministrada)  
Superintendente de la Policía se reunió con el alcalde Carlos López Rivera para discutir la seguridad del municipio.

Falta de agentes estatales de la policía es la mayor inquietud que el alcalde de Dorado, Carlos López Rivera, le ha expresado a la Superintendente Michelle Hernández de Fraley desde que se estableció una comunicación directa con el Municipio mediante las reuniones mensuales de la que ambos participan junto con otros altos oficiales de la Región de Bayamón.


Dicha solicitud se debe a que el alcalde considera que no dan abasto para proteger vidas y sobre todo, propiedad.

“Debido al fuerte movimiento turístico que se desarrolla de jueves a domingo y especialmente fines de semana largos y los pocos policías en la zona, entendemos se debe un alza en la incidencia de hurtos de carros y daños a los carros, porque no hay la debida prevención”, aseveró.

Según planteó López Rivera, a Dorado no se le ha asignado más policías debido a la buena labor de mantener una incidencia criminal baja. Hecho que Hernández de Fraley defendió asegurando que Dorado ha bajado los delitos Tipo 1, solo con la excepción de los vehículos hurtados.

Por dicho resultado, parcialmente positivo, es por el que en cierta medida el ejecutivo municipal se siente penalizado, ya que la posibilidad de sumar nuevos agentes a los ya 22 existentes depende, paradójicamente, de cuán alta esté la incidencia criminal.

“En ese momento, había un plan de retiro que la limitaba (a la superintendente). Ahora, le da oportunidad de acrecentar la policía en Dorado que está por 22 agentes. Que realmente es un número muy bajo”, destacó López Rivera.

Al momento, a Dorado se le han asignado, mediante un acuerdo, patrullas de División de Tránsito de jueves a domingo y fines de semana largo. Como disuasivo en vías específicas donde han ocurrido crímenes trascendentales, se ha establecido un plan de trabajo con la División de Vehículos Hurtados.

Asimismo, se espera la provisión de unas patrullas especializadas con la tecnología License-plate readers para identificar vehículos hurtado. Esa patrulla puede leer digitalmente, entrar a una base de datos e identificar rápidamente que acaba de pasar un vehículo hurtado y eso nos ayuda. “Aquí, el crimen corre en ruedas. Por eso, es importante la parte del patrullaje”, estableció Hernández de Fraley, quien también realiza reuniones mensuales y alianzas de trabajo con otros Municipios como Bayamón y Toa Baja.

Pendiente una nueva academia

Sobre la petición de más agentes estatales de la policía para Dorado, todavía no hay posibilidades reales cercanas, debido a qué sería factible solo de surgir una nueva academia de la policía.

Sin embargo, las circunstancias económicas del gobierno de Puerto Rico no lo permiten.

“Basado en el presupuesto aprobado, habíamos pedido una academia de 300 y eso no va a suceder”, dijo la superintendente de la policía.

La falta de chavos llevó a la policía estatal a someter la propuesta federal de COPS para los fines de realizar una academia para nuevos reclutas de la policía.

“La policía estatal aplicó y estamos esperando para ver si esta propuesta es aprobada y de ser así, hay de nueve a 11 Municipios que también participarán de dicha propuesta. Con eso, hice el compromiso durante una pasada reunión con otros alcaldes de que tan pronto alguien tenga la propuesta aprobada, ingresaremos una academia independientemente sea una academia pequeña o grande”.

Lo otra alternativa que se trabajan son los policías auxiliares (grupo de ciudadanos que se adiestrarán como policías que pueden hacer ciertas cosas básicas y el adiestramiento bajo estándares federales).

Para esta posibilidad ya se realizaron dos orientaciones y se espera comenzar el programa de adiestramiento en septiembre.

La intención es que los policías auxiliares, muchos de ellos con estudios especializados, ayuden a la policía estatal para poder aumentar el número de efectivos actuales.

“En muchos casos si el policía auxiliar puede hacer el trabajo administrativo eso hace que un policía estatal pueda salir a la calle. Al igual que están adiestrados para estar en una patrulla con un estatal. Así que en términos de patrullaje mientras más policías auxiliares tengamos podemos doblar y triplicar el esfuerzo de seguridad”, concluyó Hernández de Fraley.

Regresa a la portada