“Me enteré (de lo sucedido) cuando lo vi en el programa ‘Lo Sé Todo’ que las transmitió sin mi consentimiento”, insistió sobre la exposición ocurrida la noche del pasado martes. (Archivo)  
Primera Hora intentó obtener una reacción de la compañía Sprint, a través de su persona de contacto para medios de comunicación, Yolanda Torres Cuesta, pero no respondió las múltiples llamadas.

Amneris Yvette González cataloga como una intromisión a su privacidad y una alteración a la paz que anhela para su familia -tras la vorágine de eventos que se han suscitado tras el asesinato de su pequeño nieto Lorenzo González Cacho- el hecho de que tras solicitar un servicio en un local de ventas de celulares hayan “hackeado” su dispositivo y suministrado a un programa de entretenimiento unas fotografías en las que se revela que su hija, Ana Cacho, está en avanzado estado de gestación.

“Ni yo ni nadie debe estar expuesto a que su información personal sea recopilada ilegalmente y transmitida sin consentimiento o autorización a un programa de chisme. Por eso quiero que se investigue y saber qué pasó”, expresó a Primera Hora vía telefónica doña Yvette sobre la cadena de situaciones que, según establece, comenzaron el día que visitó una tienda de servicio de celulares Sprint en el centro comercial Plaza del Sol, en Bayamón.

A preguntas de este diario la señora explicó que estuvo en el establecimiento “días antes” de que las imágenes de su hija trascendieran en el programa “Lo Sé Todo” (Wapa). Surge de la querella inicial que llegó al negocio para  solicitar un cambio de servicio y mover los datos del celular, pero la perjudicada hace constar que los datos del móvil pudieron ser "hackeados" en ese trámite. 

 
Público opina sobre filtración de fotos de Ana Cacho


“Me enteré (de lo sucedido) cuando lo vi en el programa ‘Lo Sé Todo’ que las transmitió sin mi consentimiento”, insistió sobre la exposición ocurrida la noche del pasado martes.


“No quiero hacer alegaciones o señalamientos. Solo quiero que se establezca qué fue lo que sucedió. Era mi teléfono celular personal y estuvo todo el tiempo bajo mi custodia. Mi interés es que se investigue porque ni la persona que las distribuyó, ni Wapa TV tenían derecho a distribuir nuestras fotos y mucho menos ponerles el logo de ‘Lo Sé Todo’, porque nosotros no endosamos ni participamos de ese programa. Nuestra imagen fue manchada al ponerle ese logo (watermark)… aquí se violó nuestro derecho a la intimidad, nuestra tranquilidad y nuestra paz”,  manifestó.

González dijo que su experiencia debe servir a otros y como orientación sobre la Ley 246 de 2012, la cual establece como delito a través de varios artículos la recopilación ilegal de información personal, la alteración y uso de datos personales en archivos y la revelación de comunicaciones y datos personales, entre otras acciones.

Primera Hora intentó obtener una reacción de la compañía Sprint, a través de su persona de contacto para medios de comunicación, Yolanda Torres Cuesta,  pero no respondió las múltiples llamadas.

"Esto no me debe ocurrir ni a mí, ni a ti, ni a nadie", dijo quien esperará que la pesquisa concluya para determinar algún otro paso legal a seguir. Trascendió también que dependiendo el resultado de la investigación,  el caso puede ser referido a las agencias federales.

Cabe destacar que en 2014, doña Yvette, su hija y otros miembros de la familia interpusieron una demanda (con un reclamo por $45 millones) contra varios canales, incluyendo Wapa. En la demanda, la familia de Cacho aludía a algunas expresiones emitidas en unos programas de chisme y que ellos entendían que iban en contra de su imagen.

“Esa demanda se encuentra hace seis meses ante consideración del Tribunal Supremo de Puerto Rico. Pero, sí, la demanda está en su curso. Wapa sometió unos recursos de apelación a una decisión y se está esperando por el Supremo para ver si se puede comenzar el juicio”, explicó la señora.

Regresa a la portada

Tags

Ana Cacho