Nieves vuelve a la libre comunidad

02/23/2013 |
Si hubiese prosperado la moción de revocación de probatoria, el ex legislador hubiera tenido que cumplir ocho años de cárcel. (Archivo)  
El ex legislador Norberto Nieves salió ayer de la cárcel luego que se le dieran nuevas condiciones de probatoria, a pesar de haber violado su sentencia suspendida.

Al ser detenido por guiar borracho el pasado mes de noviembre, violó las condiciones de su sentencia suspendida por cargos de corrupción y terminó en la cárcel. Sin embargo hoy, dos meses después, está libre.

Durante la mañana de ayer, la jueza Marta Rosario, del Tribunal de Arecibo, determinó no ha lugar la moción de revocación de probatoria presentada por la fiscal especial independiente (FEI) Iris Meléndez, quien se mantuvo firme en su petición que, de haber resultado favorable, habría mandado a Norberto Nieves Román a la cárcel por los próximos ocho años.

El ex representante penepé salió anoche de la Cárcel de Bayamón con una nueva cartilla de condiciones para poder continuar en libertad. Como parte de la decisión del magistrado, se le restringe el horario que puede estar fuera de su hogar (hasta las 5:00 de la tarde), así como la salida del país, por lo que tendrá que avisar y ser autorizado por el Tribunal antes de poder salir fuera de la Isla. Además, tendrá que ser sometido a una evaluación médica para determinar si requiere ser ingresado a un programa de rehabilitación de alcoholismo.

Nieves Román cumplía una probatoria de 14 años, tras haber completado los primeros tres años en prisión, de un total de 10 a los que fue sentenciado en el 2001 por haber sido convicto en 46 cargos de corrupción, resumidos en apropiación ilegal de fondos públicos, falsificación de documentos y traspaso de documentos falsificados.

Las limitaciones de esa sentencia suspendida exigían que estuviera en su hogar antes de las 12:00 de la medianoche, notificara sus movidas al técnico sociopenal y le prohibían el consumo de bebidas alcohólicas. Todas estas condiciones las violó en noviembre al ser sorprendido en horas de la madrugada conduciendo a exceso de velocidad y en presunto estado de embriaguez por la PR-22.

En el caso de embriaguez, Nieves Román fue encontrado no culpable el 12 de febrero por el juez Ricardo Reyes Dávila,del Tribunal de Toa Alta,al indicar que había duda razonable.

Según la prueba que se pasó en el juicio,Nieves Román arrojó .16% de alcohol en la sangre, mucho más del.02% permitido por ley, pero la evidencia no fue admitida por el juez luego que los abogados del imputado cuestionaran la confiabilidad de la muestra de sangre alegando que no se siguió el protocolo establecido por el Departamento de Salud.

En la vista final de ayer, desfiló como prueba el testimonio de la oficial sociopenal Ironelis Montero, quien aseguró que la conducta del convicto mientras cumplía la sentencia suspendida fue intachable.

Por otra parte, el abogado de la defensa, César Cerezo, argumentó que las violaciones que se le imputaban a su cliente eran de orden condicional, y no por incumplimiento de leyes, por lo que hubiese sido injusta la revocación de probatoria.

“Desde el 2004, Norberto ha estado cumpliendo a cabalidad todas las condiciones, nunca han habido informes de querellas ni ha tenido problemas en la comunidad. Él ha tenido un historial que, frente a un incumplimiento de un día o una hora, no eran razones suficientes para privarle la libertad”, dijo. “El fin de una sentencia suspendida es la rehabilitación del probando”, agregó.

Esta opinión no fue compartida por la fiscal Iris Meléndez. “Las pruebas que se presentaron demostraron que él (Nieves Román) violó todas las condiciones que les fueron impuestas. Yo respeto la decisión del tribunal. Le dieron una oportunidad y la tiene que aprovechar porque la probatoria no es un derecho, es un privilegio”, sostuvo.

Meléndez no descartó la posibilidad de recurrir a un proceso apelativo.