No son soldados los que quiere en la Policía

Por Maribel Hernández Pérez 12/02/2016 |00:00 a.m.
La coronel designadaa la Superintendencia dela Policía asegura que no viene a militarizar el cuerpo, aunque sí a imponer disciplina.
La coronel Michelle M. Hernández de Fraley asegura que no tiene padrinos políticos y que fue elegida por sus méritos. (Archivo)  

No va a militarizar ni a federalizar a la Policía. 

Para la designada superintendente, Michelle M. Hernández de Fraley, su exitosa carrera de 34 años en el Ejército de los Estados Unidos no dictará su manera de administrar la agencia porque de disciplina aprendió mucho antes de ingresar a las fuerzas armadas, cuando participó en las competiciones de nado sincronizado en los Juegos Panamericanos y del Caribe. 

“La Policía es un cuerpo civil, yo llevo dos años y medio dirigiendo la Academia, no hay por qué pensar algo así en la Policía, si estuve dentro de la Academia y no se ha militarizado. Nada, muchas personas confunden la disciplina con el ámbito militar. Yo, da la casualidad que practicaba nado sincronizado”, comentó la funcionaria al referirse a cómo, temprano en su vida, el deporte le sirvió para adoptar orden y disciplina. 

Hernández de Fraley planteó que dos guías importantes de trabajo ante su nueva encomienda serán la plataforma de seguridad del gobernador electo, Ricardo Rosselló, y la Reforma Sostenible de la Policía, iniciada hace casi cinco años. 

También procurará estrechar lazos con las agencias federales como una de las alternativas viables en la lucha contra el narcotráfico. 

 Hernández de Fraley ha representado a la Policía en el programa de High Intensity Drug Trafficking Areas, en el que ha interactuado con todos los directores de las agencias federales, incluyendo a la fiscal federal para el distrito de Puerto Rico, Rosa Emilia Rodríguez.

También contó que tiene acceso a información fundamental para delinear estrategias efectivas. 

Sin embargo, de la política de mano dura contra el crimen no quiso opinar. 

“Mi visión hasta que no haga la transición es que estaría fuera de lugar mi opinión. No estoy en el ámbito de lo que ocurre operacionalmente. Necesito ver, las circunstancias han cambiado bajo el Acuerdo Federal”, destacó.

Revisión global

Adelantó que todas las políticas públicas de la agencia serán revisadas tan pronto ocupe el cargo y se llevarán a cabo estudios de necesidad para evaluar si la cantidad de policías es adecuada y las áreas donde son más necesarios, según dispuesto en la reforma. 

La designada Superintendente no está de acuerdo con la pena de muerte, pero sí está a favor de la legalización de la marihuana para fines medicinales ya que fue testigo de sus beneficios mientras trabajó en el Centro Médico Walter Reed en Maryland, donde se atienden a militares con pérdida de extremidades o con condiciones crónicas de salud. 

“Mi experiencia en el Hospital Walter Reed en Maryland, que fue mi último trabajo en el ejército por todo un año, me abrió los ojos, al estar expuesta a ver cómo utilizarla como una cura en casos cuando el dolor es tan grave”, recordó. 

Hernández de Fraley no le ve probabilidades a la propuesta para reestructurar el organigrama de la Policía con el fin de regresar a la regionalización de la agencia brindándole poderes a los 13 jefes de área para que operen como pequeños superintendentes regionales con la rama investigativa, también a su puesto, y la eliminación de la Superintendencia Auxiliar de Investigación Criminal (SAIC) y del Negociado de Drogas. 

“Vamos a evaluar, pero básicamente hemos podido observar que la organización funcional nos da más flexibilidad cuando necesitas más recursos investigativos en un lugar, centralizados nos da una mayor flexibilidad de los recursos según se necesiten”, explicó, tras aclarar que su posición no es absoluta, que necesita tiempo para estudiar el asunto.

La designada jefa de la Policía, además, se mostró firme en generar un gran avance tecnológico en esa importante dependencia gubernamental. Al resumir su meta, expresó que procurará que pueda “salir de la era de Pedro Picapiedras y llegar a la época de los Jetson”.

No opina de Caldero

De otro lado, no quiso evaluar la labor del superintendente, José Luis Caldero porque entiende que no le corresponde hacerlo. 

“Caldero es un servidor público, quien debe determinar su desempeño es el pueblo yo no”, opinó. 

Sobre la cultura machista que la ha rodeado en su carrera bromeó.

“Yo tengo un PHD en machismo”, dijo, pero de inmediato, aclaró que no lo ha sentido en la Policía. 

Mientras, aseguró que no cuenta con padrinos políticos al ser confrontada con comentarios en el sentido de que su designación tuvo que ver con el apoyo que recibió de la jefa de la fiscalía federal, Rosa Emilia Rodríguez, a cambio de viabilizar la asignación de fondos federales a la Policía. 

“Igual que cuando entré en la Policía, no soy política. Soy una persona desconocida. Asumo que mi nombre sonó, alguien vio mis credenciales y recibí una llamada, fui seleccionada y aquí estamos”, afirmó Hernández de Fraley, quien tiene rango de coronel, por lo que prefiere que la nombren así, no coronela.

 
Primera mujer en ser designada a la Superintendencia de la Policía


Regresa a la portada